Panamá niega que Sacyr obtuviera información privilegiada para ganar el concurso

stop

El adjudicador, que tiene familiares beneficiados por el contrato, defiende la transparencia del proceso

El Canal de Panamá.

19 de enero de 2014 (13:53 CET)

En medio de las dudas que sobrevuelan sobre el proceso de ampliación del Canal de Panamá, el adjudicador de la obra, Alberto Alemán Zubieta, aseguró que Sacyr no tuvo información privilegiada durante el concurso y que la empresa ganó limpiamente las obras.

Sacyr hizo una oferta económica casi similar a la que habían previsto los administradores del Canal de Panamá, lo que despertó las sospechas entre sus competidores. Las otras dos empresas que aspiraban a quedarse con la obra ofrecieron cantidades muy superiores a los 3,4 millones de dólares (unos 2,5 millones de euros).

“Sistema rígido”

El expresidentes del Canal, que designó al consorcio ganador, en el que participan varios miembros de su familia, negó que Sacyr tuviera acceso a la información del proceso, ya que los documentos --aseguró-- fueron resguardados en un edificio de máxima seguridad.

“Las reuniones se hacían en un solo lugar. Todo se filmaba, se grababa y documentaba. Si alguno de los ejecutivos de las firmas pedía reunirse con el administrador del Canal, tenía que ir a ese lugar. Fue un sistema muy rígido en el que quedaba constancia de todo”, explicó Alberto Alemán Zubieta en una entrevista concedida al diario panameño La Prensa.

Plazo vencido

Este lunes vence el plazo otorgado por el consorcio liderado por Sacyr para llevar a un acuerdo con la administración del Canal de Panamá. La empresa estadounidense Bechtel, que perdió el concurso contra Sacyr, se ha ofrecido a terminar las obras, siempre y cuando los administradores del Canal le exoneren de las responsabilidades que se pudieran derivar por las obras ya construidas.

La embajada estadounidense en Panamá vio con extrañeza que la obra fuese adjudicada en 2009 a Sacyr cuando la constructora española atravesaba una delicada situación financiera. La exembajadora estadounidense en Panamá, Barbara Stephenson, se mostró sorprendida por el resultado de las puntuaciones técnicas de Sacyr: 4.089 puntos contra 3.790 de la estadounidense Bechtel y 3.974 de ACS.

Las relaciones familiares

También generaron suspicacias la participación de familiares del adjudicador, Alberto Alemán Zubieta, en una de las candidaturas. El primo Rogelio Alemán es propietario de CUSA, la socia panameña de Sacyr y otro primo, Jaime Alemán, es socio de la firma Alcogal que ofrece asesoría legal al consorcio constructor liderado por Sacyr.

El cuñado de Alemán Zubieta también es socio de esa firma de abogados que ayudó a montar sociedades fantasma al exdictador chileno Augusto Pinochet y que fue clave en la red de sociedades pantalla ideada por Cisco Systems para evadir impuestos en Brasil.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad