Panrico inicia los trámites para cerrar la factoría de Santa Perpètua de Mogoda

stop

REESTRUCTURACIÓN DEL GRUPO

Joan Casaponsa, consejero delegado de Panrico

25 de noviembre de 2011 (19:35 CET)

CCOO ha alertado este viernes de que Panrico está preparando la documentación para presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con el objetivo de cerrar la fábrica de Santa Perpètua de Mogoda, donde trabajan 464 personas. De esta forma, el fondo de capital riesgo Oaktree Capital cumpliría con la amenaza lanza en octubre para remediar la difícil situación de la caja.

Según ha dado a conocer Europa Press, los propietarios virtuales harán una segunda reestructuración de la empresa de alimentación para reducir de 380 a 125 millones de euros la deuda senior de la compañía y de 115 a 60 la subordinada. Al ser preguntados, han afirmado que el cierre de la factoría catalana es “un proceso abierto” de negociación.

Desde el comité de empresa explican que los directivos dejaron constancia del inicio de los trámites del ERE durante una reunión con el comité intercentros que tuvo lugar el jueves. Este fin de semana decidirán si van a la huelga a partir del próximo lunes. La fábrica del Vallès Occidental es la instalación más importante de Panrico en Catalunya, seguida de la sede central --con un centenar de empleados-- y de las delegaciones de ventas.

Toma de control de Oaktree

Este mismo viernes, el fondo estadounidense ha comunicado a las autoridades europeas de competencia la operación de toma de control de la totalidad de Panrico, mediante adquisición de acciones. La firma elevará su participación en el fabricante de Donuts y Bollycao desde el 25% actual hasta alrededor del 80% una vez se complete la refinanciación, que incluye una inyección de 105 millones de euros aportados en su mayor parte por Oaktree.

Hasta la semana pasada, el 96% de las entidades acreedoras habían aprobado la propuesta, aunque estaba pendiente la aprobación de los super senior lenders, el acuerdo del consejo de las sociedades holding y la formalización del acuerdo.

La compañía nombró recientemente al expresidente ejecutivo de Indo Internacional Juan Casaponsa como consejero delegado. Sustituyó a César Bardají, quien continuará en el consejo de administración y como director general para facilitar la transición en la firma de bollería y pan de molde.

Con una plantilla de 2.182 trabajadores, Panrico registró unas pérdidas de 225 millones de euros en 2010, el 46% por encima de los números rojos de 154 millones del ejercicio precedente. El año pasado, las ventas descendieron el 12%, hasta los 381 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad