Panrico se juega su futuro este fin de semana

stop

Los sindicatos prevén un rechazo mayoritario en las asambleas que abocaría a la empresa al concurso de acreedores

21 de noviembre de 2013 (14:28 CET)

Panrico se juega su futuro este fin de semana. La plantilla votará el sábado en asamblea si acepta o no el último preacuerdo rubricado por la dirección y por siete de los 13 miembros sindicales de la mesa de negociación.

Pero la compañía está abocada al concurso de acreedores. Los sindicatos prevén que los más de 1.700 trabajadores distribuidos en cinco plantas, rechacen la última propuesta de la empresa. Ésta mantiene prácticamente intactas las exigencias que ha reclamado durante la negociación.

“Rechazo mayoritario”


“El rechazo será mayor que el del fin de semana pasado”, sostiene fuentes sindicales. Entre el 16 y 17 de noviembre, la mayoría de los trabajadores se opusieron a los despidos planteados tras una rocambolesca votación. Fuentes cercanas a la negociación aseguran que si los empleados no avalan la propuesta, a Panrico no le quedará otra salida que el concurso. La suspensión de pagos lo podría presentar el próximo lunes.

“Este preacuerdo recoge lo máximo a lo que está dispuesta a ceder cada parte”, sostienes fuentes cercanas al proceso de negociación.

“Propuesta final”

El documento consensuado en la medianoche de este miércoles mantiene el expediente de regulación de empleo (ERE) para 745 trabajadores hasta 2016. Las salidas están sujetas a la evolución del negocio de modo que si mejora, el número de afectados podría reducirse.

Las indemnizaciones serían de 25 días por año trabajado con un tope de 14 mensualidades. Además, contempla una reducción salarial de entre el 18 y el 27% --en función de cada una de las nóminas--.

Autónomos en huelga

A la reestructuración de plantilla se suman salidas voluntarias y planes de recolocación. Además, Panrico se compromete a establecer prioridades de permanencia en la empresa a favor de colectivos como trabajadores con cargas familiares, personas con discapacidad o empleados de una misma unidad familiar.

Pero los trabajadores directos de Panrico no son los únicos que se han movilizado. Los casi 1.800 empleados autónomos encargados de las cargas y repartos de la firma de donuts están en huelga desde el miércoles por la noche.

Según estimaciones aproximadas de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Panrico les debe unos 3,2 millones de euros en concepto de facturas de octubre, las cuales todavía no se han abonado. Hasta que no reciban el dinero, los autónomos mantendrán el paro. Una decisión que mantiene, prácticamente paralizada, la producción de la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad