La dirección de Panrico 'castiga' a la planta catalana

stop

Rebaja los despidos a 745 personas y asegura que centro más perjudicado será el único que mantiene la huelga indefinida

07 de noviembre de 2013 (20:24 CET)

La cúpula de Panrico ha rebajado sensiblemente de nuevo sus expectativas con el expediente de regulación de empleo (ERE) que pretende aplicar en el grupo. Tras tres días de reunión con los sindicatos, ha limitado la cifra de despidos a 745 personas, frente a las 875 de la última propuesta. Además, ha comunicado a los representantes de los trabajadores que el centro de trabajo más afectado será el único que mantiene la huelga indefinida, Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona).

Plantea 159 despidos en la factoría catalana frente a una plantilla de 351 personas. Una decisión que ya ha sido tachada de vendetta por parte de los representantes de los trabajadores.

Los sindicatos han conseguido mantener más puestos de trabajo que la propuesta inicial, que pasaba por amortizar 1.040 empleos (sin contar los autónomos, 874 despidos más). Pero las condiciones que hay sobre la mesa aún les distancian de dar luz verde a la medida, según sus delcaraciones.

Prescindir del 25% del salario

La dirección de Panrico, encabezada por Carlos Gila, también ha hecho un gesto en limitar la rebaja media que se aplicará a todos los empleados de la compañía que mantengan el empleo. El porcentaje final propuesto es 25%, cinco puntos menos que la previsión inicial. Este recorte no es lineal, en cada centro y categoría laboral afectará de forma diferente. Otro de los puntos en los que la negociación está encallada.

De nuevo, la cúpula plantea que la fábrica catalana se lleve la peor parte del pastel, según los representantes de los trabajadores. En Santa Perpètua, la rebaja podría ser del 32% de media. También se debe tener en cuenta que es el centro con los salarios más altos, de entre unos 23.000 y 25.000 euros anuales.

El único compromiso que los sindicalistas han arrancado a los directivos de Panrico es que, al final del proceso, los empleados no cobrarán menos de 18.000 euros brutos anuales.

Nuevo aval de la Generalitat de Catalunya

La Generalitat de Catalunya ha aparecido de nuevo en el conflicto. Los trabajadores han explicado que la dirección les ha comunicado que el Govern de Artur Mas (CiU) podría conceder un aval de otros cinco millones de euros a la compañía. Pero tiene una condición: la factoría de Santa Perpètua debe abandonar la huelga indefinida.

Los sindicalistas aseguran que la actuación del Ejecutivo catalán es un chantaje.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad