Polémica por el precio de los nuevos panes de Mercadona. En la imagen, las escaleras hacia la sección de horno de Mercadona.

Polémica por el precio de los nuevos panes de Mercadona

stop

Mercadona lanza nuevos panes de sabores, de pequeño formato, por 1,55 euros, un precio que ya ha encendido la polémica

David Placer

Economía Digital

Polémica por el precio de los nuevos panes de Mercadona. En la imagen, las escaleras hacia la sección de horno de Mercadona.

Madrid, 24 de noviembre de 2018 (04:55 CET)

Mercadona ha lanzado sus nuevos panes de sabores, estilo focaccia, que no deja indiferentes a los clientes de Mercadona. Los nuevos panes, de 60 gramos cada uno, vienen en paquetes de dos unidades.

Los nuevos panes de Mercadona, sólo disponibles en algunos supermercados, vienen en cuatro sabores: calabaza, kale, remolacha y zanahoria. Son dos pequeños panes de colores que Mercadona está incorporando en su sección de horno en sus tiendas españolas.

Los nuevos panes de sabores tienen un precio de más de 12 euros el kilo. Se trata de un precio disparado en comparación con el resto de productos en la sección de horno. El pan más barato de Mercadona, el de bocadillo, cuesta 1,43 euros el kilo y el que hasta ahora era el más caro, el pan cortado multisemillas, producido por Interbakary, cuesta 4,25 euros el kilo, tres veces menos que los nuevos panes de sabores de Mercadona.

panes mercadona

Las razones del pan “caro”

Los primeros clientes han puesto el grito en el cielo por el precio de los nuevos panes. Los grupos de usuarios de Mercadona en las redes sociales han despotricado por el precio de nuevo producto, que califican de excesivo y abusivo.

Pero el nuevo pan difícilmente es comparable con los productos tradicionales del horno. Los panes de sabores cuentan con un alto contenido de vegetales. El pan de kale (la berza gallega de toda la vida) cuenta con un 37% de esta verdura, la misma proporción que el pan de zanahoria. Los panes de calabaza y remolacha tienen 35% del ingrediente que les da nombre.

El resto de panes de la cadena, con precios mucho más ajustados, son principalmente agua, harina y sal.

Otro factor que encarece el producto es su origen. Los panes convencionales son producidos mayormente por proveedores locales, pero los nuevos panes de sabores vienen importados de los Países Bajos. Mercadona adquiere el producto a la empresa Boboli Benelux, con sede en la ciudad de Bunschoten.

La empresa holandesa promueve sus productos como “panes artesanales mediterráneos”. Lleva 20 años vendiendo este tipo de productos con 100 millones de unidades comercializadas al año. Mercadona ha comprado cuatro de los cinco “focaccias veggies”, tal como lo anuncia la empresa productora. Los supermercados españoles sólo se han negado a comprar el pan de coliflor.

Mercadona está reforzando su oferta de productos "saludables", percibidos como más sanos por los consumidores, y ha llevado las novedades incluso a la sección de bollería, en la que ha lanzado magdalenas y croissants integrales y sin azúcares.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad