En la imagen, la torre de Vodafone. EFE

Por qué Vodafone abre la puerta a una venta millonaria de sus torres

stop

Vodafone quiere aliviar su deuda, que asciende a más de 30.000 millones, para poder centrarse en otras inversiones sin elevar su apalancamiento

Barcelona, 18 de septiembre de 2018 (14:30 CET)

Vodafone quiere dar un golpe en el sector de las telecomunicaciones en Europa. Estudia la venta de parte de sus torres de telefonía móvil, una decisión motivada por, además de su mal año bursátil, su nivel de endeudamiento. Asciende a 30.000 millones de euros y podría aumentar en los próximos meses si obtiene luz verde a la compra de las filiales de Liberty

La operación se está estudiando, según ha expresado el nuevo consejero delegado de Vodafone, Nick Read, quien sustituirá a Vittorio Colao el 1 de octubre. Financial Times adelantó que Read pronunció estas palabras en una conferencia de Goldman Sachs, en Nueva York, como muestra de una clara declaración de intenciones para calmar al mercado. 

Vodafone tiene 110.000 torres en Europa— una décima parte de ellas en España — , que acumulan un valor de 12.000 millones de euros, según las estimaciones de Barclays.

Cómo limpiará Vodafone su deuda

Lo cierto es que hace tiempo que el apalancamiento de Vodafone empieza a apretar a la compañía. No tanto porque la deuda asciende a 31.000 millones de euros —el 80% de su valoración bursátil—, sino porque en unos meses podría ser mucho mayor si finalmente compra las filiales de Liberty Global en Alemania y otros tres países europeos, valorada en 18.000 millones. 

Al respecto de esta operación, la británica explicó que financiará la adquisición con su actual caja, aunque también nuevas emisiones de deuda, incluida la colocación de híbridos, y cerca de 3.000 millones de euros en bonos convertibles obligatorios. El objetivo, según explicaron su conference call con analistas, es que el ratio de deuda a largo plazo esté entre 2,5 y tres veces el ebitda.

El cambio, además, supondría un giró fundamental respecto a la política de Colao, que durante su mandato descartó tocar este “tesoro”.  Y es que las desinversiones, hasta el momento, no estaban previstas. El propio Read anunció que la empresa quiere recortar en torno a 1.700 empleos en sus centros de servicios en Rumanía, Egipto y la India, en base a un plan de ahorro de 8.000 millones de euros.

Vodafone se pliega a la tendencia del mercado

Sobre la mesa, las acciones para concretar la operación son tres: una venta directa, una colocación en bolsa o una joint venture con un socio. 

Vodafone podría seguir los pasos de otras operadoras europeas, que en los últimos años vendido estos activos. Una de ellas es Telefónica, que decidió concentrar sus torres de telefonía móvil y sus cables submarino en la filial TelxiusTelecom Italia, que colocó en bolsa un 40% de Inwit, su filial de torres, o la francesa Bouygues, que vendió parte de sus torres a Cellnex.  

La bolsa, el último quebradero de cabeza

Es el otro problema de Vodafone, la teleco que mejor representa el mal momento que vive el sector. La británica se deja en bolsa un 28% desde enero y más de un 14% desde que presentó sus últimos resultados trimestrales. 

Es un síntoma que presentan las seis grandes compañías de Deutsche Telekom, Vodafone, Telefónica, BT, Orange y Telecom Italia. Todas ellas acumulan un pérdida conjunta de 45.000 millones de euros en capitalización bursátil desde que arrancó el año. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad