Seat se blinda ante el peor escenario

stop

La marca debe cerrar en los próximos días el calendario laboral de Martorell para 2016, en el que la dirección plantea dos vías de caídas de ventas por la crisis de las emisiones

Línea de montaje del Seat León en la planta de Martorell (Barcelona)

en Barcelona, 22 de noviembre de 2015 (19:02 CET)

"Operamos en tiempos de incertidumbre y volatilidad y debemos responder a ello", dijo el pasado viernes el presidente del grupo Volkswagen, Matthias Müller. Esta máxima también se aplica en Seat. A pesar de que, oficialmente, la filial española de VW continúa sosteniendo que no hay bajada de ventas, los datos ya lo empiezan a mostrar y en la fábrica de Martorell se preparan para ello.

La dirección de Seat y los representantes de la plantilla están negociando el calendario laboral básico para 2016, que está previsto que se cierre este mes. El miércoles 25 tienen una reunión de la que probablemente salgan los calendarios de enero y al básico de 2016. En estas negociaciones ya ha aparecido el miedo a la pérdida de ventas a causa del fraude de las emisiones de VW.

Los representantes de la empresa en las negociaciones han puesto sobre la mesa tres escenarios distintos, dos de los cuales contemplan bajadas de ventas y de producción de cara al año que viene, según han explicado fuentes sindicales. En el peor de los casos, Seat contempla un descenso de la demanda del 6%, con lo que ha planteado rebajar los días de producción en Martorell.

Blindarse "es normal"

Desde la marca explican que "es normal" que se blinde ante posibles escenarios que ahora mismo son inciertos, como apuntó Müller el pasado viernes. Precisamente para amoldarse a las distintas circunstancias, cada mes se pacta el calendario, adaptando el calendario básico anual a la producción prevista a corto plazo.

Sin embargo, los sindicatos no quieren entrar a negociar estos escenarios, ya que eso significaría aceptar posibles rebajas de trabajo que podrían terminar significando despidos. Para adaptarse a posibles bajadas de la producción ya tienen los calendarios mensuales, argumentan.

Su apuesta es por pactar un calendario sin afectación por la crisis de las emisiones, con 224 días laborables, que ya incluiría un ligero descenso de producción por el parón de unos días de la línea del Ibiza y por el fin de la producción del Altea, que se produjo en julio pero que, por comparación, va a repercutir en un moderado descenso de producción en la primera mitad de año.

El mejor año desde 2002, empañado

Este año la fábrica de Martorell puede vivir su mejor año desde 2002. Entre 2009 y 2014 acumula una subida cercana al 50%, con 442.677 coches producidos en el último año. En 2015, hasta octubre ya se han producido 406.763 coches, un 8,5% más que en el mismo periodo del año pasado.

De hecho, algunas líneas de producción han trabajado varios sábados del año, especialmente la línea 3, que fabrica el Audi Q3. También lo harán en diciembre y probablemente en enero.

A medio y largo plazo es más difícil de prever. Las cifras de ventas de octubre ya mostraron un descenso. En España, con un mercado al alza, las matriculaciones de Seat cayeron un 2,7%. En el conjunto de Europa, principal mercado de la marca, los datos fueron mucho más preocupantes, con un descenso del 11,4%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad