Telefónica paga 725 millones por convertirse en el amo y señor de la televisión de pago en España

stop

La operadora ha presentado una oferta vinculante para comprar a Prisa la mayoría del capital de Canal

César Alierta (Telefónica) y Juan Luis Cebrián (Prisa)

06 de mayo de 2014 (22:50 CET)

Telefónica ha sacado la cartera para convertirse en el grupo de referencia de la televisión por cable en España. La operadora ha presentado una oferta vinculante que asciende a los 725 millones de euros por quedarse con la mayoría del capital de Digital . Pretende adquirir una participación del 56% de los títulos que actualmente están en manos de la editora de El País, el grupo Prisa.

Fuentes del mercado indican que la operación va en línea a la valoración económica que se hacía de la plataforma de televisión privada. Eso sí, la intención inicial de Prisa era conseguir hasta 1.000 millones de euros en el grupo con la desinversión. La oferta de Telefónica es vinculante, tal y como recuerda la compañía en su comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Crecimiento de la compañía

La puja por el negocio de Prisa llega sólo una semana después de que la operadora disparara el número de abonados del servicio actual de televisión por cable, la plataforma Imagenio, con la mejora de las ofertas de sus paquetes todo en uno. El grupo no ha hecho públicos los datos de nuevos contratos, pero el lavado de cara a las distintas modalidades de los servicios integrados en Movistar Fusión ha tenido una muy buena acogida en el mercado, según fuentes de la compañía.

Telefónica tiene claro que el mercado de telefonía fija está en decadencia y que en el de la telefonía móvil tiene las de perder si sus ofertas no son mucho más atractivas que las de la competencia. En precios aún se mueven en la parte alta de la tabla, por lo que debe tirar de los servicios. Ahora, ha echado mano de la televisión por cable.

Batalla por los derechos de fútbol

Si la operación de Canal llega a buen puerto, aún mejorará más la carta ofertada. También recrudecería el pulso por los derechos de fútbol que mantenía hasta la fecha Prisa con Mediapro. Al grupo de comunicación liderado por Jaume Roures se le complicaría el escenario para salir airoso de la batalla. El competidor que tendría ante sí ya no sería una compañía que amasa números rojos, como la empresa liderada por Juan Luis Cebrián, tendría que batallar con un gigante de las comunicaciones en España.

Telefónica ya ha irrumpido en el mundial de motociclismo. La operadora se impuso a Mediaset por la transmisión de las carreras. Los mismos interlocutores del grupo señalan que la incursión en el mercado deportivo les generó buenos resultados.

Al final, el único objetivo de la operadora es ganar y mantener clientes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad