Urdangarin entra a pie al juzgado para "defender su inocencia y honor"

stop

El duque de Palma, imputado por apropiación de fondos públicos, culpó a su socio de montar la estructura financiera para desviar los fondos de la fundación Nóos

Iñaki Urdangarín ante los Juzgados de Palma.

25 de febrero de 2012 (09:33 CET)

El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, se enfrentará este domingo a un careo con su socio, Diego Torres, al que Urdangarin ha intentado achacar toda la responsabilidad durante su primer interrogatorio este sábado. El duque se ha exculpado de los delitos que se le imputan por ser socio y no administrador de las sociedades.

El duque ha entrado este sábado a los Juzgados de Palma a las 08.50 horas, donde, finalmente, ha atravesado a pie los poco más de 30 metros que separan la verja del edificio judicial.

El juez decano de Palma, Francisco Martínez Espinosa, le había autorizado a entrar en vehículo por "estrictas razones de seguridad" pero los asesores del Duque le recomendaron entrar a pie para evitar las críticas de tener privilegios frente al resto de los imputados. "He ejercido estos años responsabilidades y he tomado decisiones de manera correcta y con total transparencia", añadió el Duque en una intervención que ha concluido dándole las gracias a un grupo de 60 medios de comunicación.

Urdangarin, que ha entrado junto muy serio junto con su abogado, Mario Pascual, ha asegurado que viene a "aclarar la verdad de los hechos y a defender mi honor". Unos 500 asistentes republicanos esperaban al Duque en los alrededores de los juzgados donde gritaron consignas republicanas.

Los Juzgados estaban copados por 150 miembros de seguridad para proteger la seguridad de los imputados.

Desvío de fondos públicos


Urdandarin dará explicaciones por el presunto desvío de fondos públicos del Instituto Nóos, una entidad sin ánimo de lucro que facturó unos 5,8 millones de euros entre 2004 y 2007 a los gobiernos autonómicos de la Comunidad Valenciana y de las Islas Baleares.

El marido de la infanta Cristina fue nombrado administrador de Nóos en 2003. Tan sólo un año después comenzó a ejercer como presidente, un cargo que dejaría dos años más tarde a su socio, y también imputado, Diego Torres.

El duque de Palma y Torres diseñaron un entramado de empresas para aprovecharse del dinero que recibían de las administraciones, según la investigación de la fiscalía. El instituto Nóos también firmó contratos con empresas privadas, clubes de fútbol y con la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad