¿Cómo ahorrar para la jubilación?

Los expertos advierten de que la pensión pública no será suficiente para poder vivir cómodamente cuando nos jubilemos

En los últimos años, los expertos han advertido de que la pensión pública no será suficiente para poder mantener el ritmo de vida que tenemos mientras trabajamos. Algunos incluso aseguran que no habrá pensiones para las generaciones que ahora son más jóvenes. 

En cualquiera de los dos casos se ha intentado convencer a la población sobre la importancia del ahorro privado para poder vivir cómodamente cuando dejemos de trabajar. Más si cabe ahora, que se está debatiendo sobre si la edad de jubilación debería alargarse hasta los 75 años.  

Si finalmente se opta por ahorrar, la primera pregunta que debemos hacernos es, a qué edad queremos jubilarnos porque si queremos hacerlo pronto, hay que empezar a ahorrar cuanto antes. Tal y como explicamos en este vídeo.

Cuestión de dinero #2: Cómo ahorrar para la jubilación

En España no es muy habitual comenzar a ahorrar para la jubilación hasta los 30 o 35 años, pero los expertos indican que se debería empezar con 25 años o al menos desde que se tienen los primeros ingresos.  

También apuntan a que la cifra recomendada sería el 15% de los ingresos brutos anuales, para poder cobrar entre un 70% y un 90% de lo que recibimos mientras trabajamos, a la hora de jubilarnos. Esta cantidad incluye tanto el ahorro privado como la pensión de la seguridad social que te ingresa el Estado. 

1. Planes de pensiones

Existen cuatro productos de ahorro muy populares en nuestro país. El primero es el Plan de Pensiones. Nuestro propio banco puede ofrecernos alguno, pero en general cualquier entidad financiera dispone de ellos. Aquí el trabajador realiza aportaciones periódica o puntualmente, es decir, desvía una parte de sus ingresos a ahorrar.  

Con las aportaciones que el cliente va haciendo, los gestores realizan una serie de inversiones con las que pretenden buscar la máxima rentabilidad. El riesgo es muy bajo y tiene ventajas fiscales. Es decir, se puede desgravar en la declaración de la renta.

2. Planes de ahorro

La segunda opción sería un plan de ahorro. Los bancos ofrecen cuentas dedicadas a ahorrar exclusivamente, ofreciendo ganancias por ello. Además, aquí se podría recuperar el dinero en cualquier momento, mientras que en los planes de pensiones se suelen aplicar comisiones o penalizaciones para retirarlo antes de la jubilación. 

3. PIAS o Planes Individuales de Ahorro Sistemático

El tercer producto son los PIAS o Planes Individuales de Ahorro Sistemático, otro de tipo de plan de ahorro y vida, con el que se obtiene una pequeña rentabilidad de los ahorros y cuenta con beneficios fiscales si se cumplen los plazos que se establecen. 

4. Fondos de inversión

La cuarta opción son los fondos de inversión. Es un producto sencillo y no necesariamente pensado para ahorrar para la jubilación porque se puede destinar a cualquier objetivo, aunque es conveniente que sea a largo plazo. Están exentos de tributación hasta su reembolso.

Cristina Hidalgo