El BCE vacuna a la economía europea y pone otros 500.000 millones a disposición de los Gobiernos

El banco central vuelve a poner toda la carne en el asador y vuelve a inyectar liquidez al sistema monetario

Ómicron, la inflación y la crisis de suministro ponen en riesgo nuevos estímulos del BCE. En la imagen, Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo.

El Banco Central Europeo (BCE) ha respondido con contundencia a la crisis del coronavirus y a los rebrotes, que han lastrado las economías de los países, como es el caso de España. La institución monetaria ha activado un nuevo paquete de estímulos para evitar el colapso económico. 

Así, el BCE va a inyectar otros 500.000 millones más al plan extraordinario de compras de deuda con motivo de la pandemia (PEPP), hasta un total de 1,85 billones de euros. Además, el supervisor ha ampliado las compras hasta, al menos, finales de marzo de 2022. En cualquier caso, el Consejo de Gobierno realizará compras netas hasta que juzgue que la fase de crisis del coronavirus ha terminado.

La intención de la institución es que ningún pais europeo ni ninguna entidad bancaria dejen sin liquidez al tejido empresarial, tal y como ha venido explicando durante la aparición del coronavirus en las últimas reuniones el BCE.

Sin cambios en los tipos de interés

Christine Lagarde, presidenta del BCE, ha decidido también extender la reinversión de los pagos de principal de los valores adquiridos con vencimiento en el marco del PEPP hasta al menos finales de 2023. 

Respecto a los tipis de interés, el Banco Central Europeo (BCE) mantiene sin cambios los tipos de interés de referencia en el 0,00%, el tipo de facilidad de depósito en el -0,50% y el tipo de facilidad marginal de crédito en el 0,25%.

Mantener condiciones de financiación

«Las medidas de política monetaria adoptadas hoy contribuirán a mantener unas condiciones de financiación favorables durante el período de la pandemia, apoyando así el flujo de crédito a todos los sectores de la economía, respaldando la actividad económica y salvaguardando la estabilidad de precios a medio plazo», se lee en el comunicado emitido este jueves.

El BCE señala que, «la incertidumbre sigue siendo elevada, incluso en lo que respecta a la dinámica de la pandemia y el calendario de despliegue de las vacunas» por lo que seguirán «vigilando la evolución del tipo de cambio en lo que respecta a sus posibles consecuencias para las perspectivas de inflación a mediano plazo».

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.