El primer año de Covid deja 401.328 parados más y 743.628 trabajadores en ERTE

El primer año de pandemia deja 401.328 parados más, 176.087 cotizantes menos y 743.628 trabajadores en ERTE

Las oficinas del SEPE

Las oficinas del SEPE

El mercado laboral no empezó con buen pie el año 2021 al acumularse la tradicional destrucción de empleo tras las Navidades y el impacto de la tercera ola de la Covid-19, que se prolongó en febrero, si bien marzo ha dado un ligero respiro dando como resultado una bajada del paro de 59.1449 personas y una ganancia de 70.790 cotizantes.

No obstante, el primer año de pandemia, desde marzo de 2020 a marzo de este año, arroja cifras que reflejan la magnitud de la crisis derivada de la Covid-19, con 401.328 parados más, la pérdida de 176.087 cotizantes y la permanencia todavía de 743.628 trabajadores bajo un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

Así se desprende de los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo y por el Ministerio de Inclusión Seguridad Social y Migraciones, después de que ayer la vicepresidenta segunda de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, avanzase que los datos de paro no habían sido muy positivos en marzo, sin descartar incluso una rebaja de previsiones económicas.

El paro registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) al finalizar el mes de marzo bajó en 59.149 desempleados en marzo(+1,5%), lo que supone la mayor bajada desde el año 2015, dejando atrás cinco meses consecutivos al alza.

Con ello, el volumen total de parados alcanzó al finalizar el tercer mes del año la cifra de 3.949.640 desempleados, y vuelve a bajar de la barrera de los 4 millones que había superado en febrero. En términos desestacionalizados, el paro registrado baja en 31.277 personas. No obstante, en el primer año de pandemia la cifra de parados se eleva en 401.328 personas.

El Ministerio de Trabajo destaca que el descenso de marzo supone la tercera mayor bajada de la serie histórica y el mejor dato para un mes de marzo desde 2015, y se produce una vez superado el impacto de la tercera ola de la pandemia, que ha permitido suavizar restricciones que inciden en la actividad económica.

Por regiones, el paro bajó en 16 comunidades autónomas con Andalucía (-16.925), Comunidad Valenciana (-8.897), Cataluña (-6.390) y la Comunidad de Madrid (-5.471) a la cabeza, y solo subió en País Vasco (993).

El descenso del paro se trasladó más al desempleo masculino, con 1.671.541 parados, 32.469 menos (-1,91%), en tanto que el femenino se situó en 2.278.099, al caer en 26.680 mujeres (-1,16%). El desempleo entre los menores de 25 años bajó en 8.610 personas (-2,35%) y baja entre los de 25 y más años, con 50.539 personas menos (-1,39%).

La Seguridad Social gana 70.790 afiliados en marzo

Asimismo, la Seguridad Social ganó en marzo una media de 70.790 cotizantes respecto al mes de febrero (+0,38%), lo que situó el número total de ocupados en 18.920.902 afiliados. Esta cifra supone la pérdida de 176.087 afiliados desde el inicio de la pandemia, ya que en marzo de 2020 la cifra total alcanzaba los 19.096.989 cotizantes.

En términos desestacionalizados, la cifra de afiliación en marzo fue de 19.029.433 personas, 45.438 trabajadores menos que el mes anterior, de los cuales 20.000 se redujeron en la rama de Agricultura, Ganadería y Pesca. El Ministerio destaca que se han recuperado 668.023 afiliados (datos corregidos) desde mayo de 2020, el punto más bajo tras el impacto de la pandemia en el mercado laboral.

En marzo sumaron afiliados medios todas comunidades autónomas, encabezadas por Islas Baleares (1,52%), Cantabria (0,89%) y Murcia (0,84%). Además, el Régimen de Autónomos alcanzó los 3.277.500 afiliados
medios, 15.245 más que el mes anterior (un 0,47% más)
.

Más de 740.000 trabajadores siguen en ERTE, un 17% menos

En cuanto a los afectados por un ERTE, a 31 de marzo había todavía 743.628 personas protegidas por este mecanismo, según los datos provisionales recogidos en la Seguridad Social, que explica que estas cifras se mantienen más o menos estables desde el mes de septiembre, lo que indica que l”a segunda y tercera ola
de la pandemia han tenido un efecto mucho menor que la primera”.

Según la fecha de notificación, se ha producido un descenso de 155.755 personas, un 17% menos, pero si se tienen en cuenta la serie revisada en función de la fecha de alta, el descenso es de 115.913 personas. En ambos casos disminuye la cifra en torno a un 80% respecto al momento más agudo de la crisis, en abril del año pasado, con un descenso de 2,6 millones de personas en ERTE según fecha de notificación y de 2,9 millones según fecha de alta.

De las 743.628 personas en ERTE asociado a la Covid-19 al final de marzo, 528.098 -el 71% del total– lo están en algunas de las modalidades que se pusieron en marcha a partir del 1 de octubre, prorrogadas a partir
del 1 de febrero, y que conllevan exoneraciones a la Seguridad Social.

En concreto, 54.250 personas están acogidas a ERTE de impedimento, otras 200.056 a ERTE de limitación y otras 273.792 a ERTE de sectores ultraprotegidos y su cadena de valor. Fuera de estas modalidades, ya sin exoneraciones, hay otras 215.530 personas en ERTE de fuerza mayor.

Además de las 743.628 personas en ERTE al cierre del mes, 214.756 están suspendidas a tiempo parcial. En el mes de marzo se ha producido una mayor caída en los ERTE a tiempo completo (-14,75%) respecto al
28 de febrero que a tiempo parcial (-10,19%).

De nuevo, el mayor número de trabajadores acogidos a esta fórmula de protección, los ERTE, corresponde a
servicios de comidas y bebidas con 243.595 personas, que suponen casi el 30% del total de los afiliados en este sector. Los sectores con mayor porcentaje de trabajadores en ERTE son agencias de viajes (60,5% de sus afiliados en esta situación; servicios de alojamiento (56,7%) y actividades de juegos de azar (42,67%) y transporte aéreo (42,14%).

A nivel geográfico se registra una importante concentración en las zonas con mayor actividad turística, siendo Las Palmas la provincia con más trabajadores en ERTE (15,7% de sus afiliados), junto a Santa Cruz de Tenerife (12,5%) y Baleares (10,6%).

El Gobierno ve datos “esperanzadores” pero admite “ralentización”

En la rueda de prensa para presentar los datos de paro, el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, ha destacado que los datos son “ciertamente esperanzadores” por la reducción del paro y la mejora de la calidad de la contratación por el aumento de los indefinidos. 

Eso sí, ha abogado por la “más absoluta prudencia” porque la evolución de la crisis sanitaria marcará la recuperación “definitiva” del empleo. El secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones, Israel Arroyo, ha destacado que marzo “no ha sido un buen mes” pero ha sido “significativamente mejor” que febrero. 

Arroyo ha constatado que se ha evitado la “histéresis” y la diferencia con la crisis de 2008 es “palmaria” principalmente gracias a los ERTE, si bien ha admitido la “cierta ralentización” en la recuperación en los últimos meses. “Las medidas han permitido encapsular una crisis severa en determinados sectores y evitar los contagios entre sectores”, ha subrayado Arroyo, que ve un gasto “más eficiente” en la protección por un tratamiento “mucho más quirúrgico”.

El sector servicios tira del empleo

Por sectores económicos, el paro registrado desciende en servicios en 53.686 personas (-1,89%); en construcción baja en 7.685 personas (-2,46%) y en industria se reduce en 3.675 (-1,16%), mientras que se incrementa en agricultura, que suma 2.368 personas (1,24%) y en el colectivo sin empleo anterior, con 3.529 personas más (1,00%)

A pesar del riesgo de una cuarta ola de la Covid-19 y de que este año Semana Santa ha caído en el mes de abril, con restricciones de movilidad incluidas, el sector servicios lideró la creación de empleo (69.209 puestos de trabajo), seguido de construcción (18.314) e industria (3.833), mientras que agricultura, ganadería y pesca restó 20.565 respecto a febrero.

En el Régimen General, la afiliación mensual media sumó 53.831 trabajadores (0,35%) y se situó en 15.581.654 ocupados. El Sistema Especial Agrario restó 23.494 afiliados, y el del hogar, creció en 1.061. Por sectores, en marzo sumaron más ocupados, entre otros, hostelería (+3,29% y 31.421 afiliados más; actividades artísticas y de entretenimiento (+1,88 y 4.231 trabajadores más) y construcción (+1,84% y 15.767 más).

Los contratos indefinidos suben casi un 15% pero los temporales suponen el 80%

Por su parte, el número de contratos registrados durante el mes de marzo fue de 1.404.107, un 11,7% más que en igual mes de 2020, de los que 207.191 fueron indefinidos, el 14,76% del total y un 42,5% más que en marzo del año pasado. 

El secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, ha destacado que es el mejor marzo de la serie histórica en registro de contratos indefinidos gracias al impulso de la labor realizada por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

En cuanto a la duración de su jornada, en 128.791 fueron a tiempo completo y 78.400 a tiempo parcial.  El resto de los contratos, hasta completar el total de 1.404.107, son 6.047 de carácter formativo y 1.124.041 otro tipo de contratos temporales, el 80% del total.

Por último, un total de 2.359.191 personas beneficiarias percibían una prestación al finalizar el mes de febrero, por importe de 2.735 millones de euros.

El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, durante el mes de febrero ha sido de 1.186,1 euros, con un alza interanual de 259,7 euros (+28%). En febrero se abonaron prestaciones correspondientes a ERTE por un importe de 751,7 millones de euros