El Reino Unido golpea los resultados del Banco Santander

El banco gana 6.515 millones en 2019, un 17% menos, pero mejora las expectativas de los analistas

El Banco Santander redujo un 17% su beneficio en 2019, lastrado por los gastos extraordinarios que ha asumido, principalmente, en su filial del Reino Unido. El banco presidido por Ana Botín, ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que el año pasado ganó 6.515 millones.

El descenso, sin embargo, es inferior al que esperaban los analistas, que adelantaban que se reducirá hasta aproximadamente los 6.200 millones. En el conjunto del ejercicio, y teniendo en cuenta la plusvalía generada por la operación en su negocio de custodia, el primer banco español asumió más de 1.700 millones en ajustes extraordinarios el año pasado. Sin ellos, el beneficio en el ejercicio habría ascendido a los 8.252 millones, un 2% más que el año anterior.

La entidad, que mantendrá el importe del dividendo aunque una parte se podrá abonar en acciones (scrip), ha logrado crecer en otras magnitudes de la cuenta de resultados. En este sentido, el margen de intereses avanzó un 2% hasta los 35.283 millones; en tanto que el margen bruto, que incluye las comisiones y los ingresos por operaciones financieras, alcanzó los 49.954 millones, con exactamente el mismo crecimiento.

España mejora tras la compra del Banco Popular

España se consolida como la segunda región por aportación de beneficios -por detrás de Brasil-. Sin tener en cuenta gastos extraordinarios -el año pasado el Santander asumió el coste del ERE del Banco Popular-, España generó 1.585 millones de beneficio ordinario, un 2% más que el año anterior.

Europa continúa siendo la principal fuente de beneficio del grupo, al suponer un 47% del total (esta cifra incluye la aportación de Santander Consumer Finance); en tanto que Sudámerica aportó un 37%. Brasil fue el país que generó más beneficio, concretamente 2.939 millones, lo que supone un crecimiento del 16%, sin tener en cuenta la evolución del real.

Reino Unido, el punto más débil de la cuenta de resultados, no solo ha sufrido por los impactos extraordinarios, sino que también ha sufrido una merma de beneficios ordinarios del 17%, hasta los 1.077 millones.

Estados Unidos, uno de los focos de crecimiento del banco, se va acercando poco a poco al grupo de países que aporta al menos 1.000 millones al grupo. En concreto, al cifra fue de 950 millones, un 19% más sin tener en cuenta la evolución de las divisas.

Más capital de cara a 2020

El banco ha mejorado su ratio de solvencia en 2020, para colocar el más representativo, el CET 1 Fully Loaded, en el nivel del 11,65% al cierre de diciembre.

Durante el ejercicio, el Santander destaca que incrementó 35 puntos básicos su cifra de capital de máxima calidad, ya que un año antes la cifra era del 11,3%. La entidad explica que generó 97 puntos básicos en 2019, pero que los costes regulatorios se comieron 62.

La solvencia es uno de los puntos que el mercado pide a Santander mejorar, y Ana Botín ha dado un paso en este sentido y ha elevado hasta el 12% el objetivo de solvencia de máxima calidad para 2020.

El Santander, un último trimestre fuerte

El banco, en un comunicado, insiste en su buena evolución durante los tres últimos meses del ejercicio. “En el cuarto trimestre estanco, la entidad obtuvo el mayor beneficio atribuido de su historia, de 2.783 millones de euros (+35% interanual). Excluido el neto de plusvalías y saneamientos trimestral, el beneficio ordinario fue de 2.072 millones en el trimestre, un 2% más (+5% en euros constantes), y el retorno sobre el capital tangible (RoTE) ordinario, una métrica clave de rentabilidad, se mantuvo como una de las mejores entre sus comparables en el 11,6% (11,8% para el año completo”, señala. 

El banco está progresando adecuadamente en sus objetivos de reducción de costes. En España, por ejemplo, se habrían reducido un 8% y en Reino Unido, un 3%, después de los ajustes llevados a cabo el año pasado.