Escrivá negocia las cuotas de autónomos con patronales afines y excluye a ATA y CEOE

El Ministerio de Seguridad Social negocia el sistema de cuotas de autónomos con los sindicatos CCOO y UGT y las organizaciones afines UPTA y Uatae, mientras ATA y CEOE denuncian no saber nada desde el 28 de febrero

Reunión organizaciones de autónomos

Nuevo brete en las negociaciones para el nuevo sistema de cotización de los autónomos por ingresos reales previsto a operar desde 2023. El Ministerio de Seguridad Social está manteniendo contactos informales para avanzar en la negociación del sistema con los sindicatos CCOO y UGT y las organizaciones afines UPTA y Uatae, mientras que se han quedado orillados de los últimos movimientos ATA, integrada en CEOE, y la propia patronal.

Así lo confirman fuentes del diálogo social a Economía Digital, que explican que tras la última propuesta más «oficial» realizada por el Ministerio de la Seguridad Social a finales del mes de febrero, la negociación se quedó en «stand by» con motivo del inicio de la invasión de Ucrania por Rusia, si bien el departamento de José Luis Escrivá ha seguido negociando con los sindicatos y las organizaciones de autónomos más afines.

En concreto, en los últimos días se han mantenido contactos del Ministerio con los principales sindicatos (CCOO y UGT), así como con las organizaciones de autónomos UPTA, ligada a UGT, y con Uatae, vinculada a CCOO. Estas organizaciones se ubican habitualmente cercanas ideológicamente al PSOE y a Unidas Podemos, los partidos que sustentan la coalición del Gobierno. Por su parte, ATA, organización integrada en CEOE, y la propia patronal estarían quedándose al margen de estos últimos movimientos.

De hecho, fuentes de estas organizaciones aseguran que el acuerdo podría llegar a ser inminente tras la Semana Santa en caso de que el Ministerio convoque reunión, pero éste sería, tal y como apunta el contexto, un acuerdo sin el consenso pleno de los actores implicados, ya que se rubricaría sin el beneplácito de ATA ni de CEOE.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, señala en declaraciones a Economía Digital que desde el pasado 28 de febrero no han recibido ningún tipo de contacto sobre este asunto ni la organización de autónomos que preside ni tampoco la patronal CEOE, tal y como confirman en fuentes empresariales, que ya avanzan el malestar por haber sido «orillados» en la negociación pese a su representatividad.

Desde UPTA apuntan a este medio que continúan a la espera de un documento por parte del Ministerio, pero admiten que la negociación «está caliente pero aún no cerrada», aunque podría darse una reunión «definitiva» incluso la próxima semana. En Uatae en cambio rebajan las expectativas, ya que «no hay nada cerrado ni próximo a cerrarse» por su parte». Aunque admiten contactos bilaterales e intercambio de propuesta del Gobierno por ahora valoran el planteamiento pero «no se está a punto de cerrar nada», sino que se continúa negociando.

Cuotas de entre 238 y 600 euros

Uno de los últimos planteamientos que habría realizado el Ministerio, no definitivo, recogería una horquilla de cuotas de 13 tramos de entre 238 y 600 euros, solo circunscrita al año 2023, según uno de los documentos adelantados por ‘La Información’, lo que supone una notable subida sobre todo en los tramos altos, ya que la anterior horquilla contemplaba una horquilla de entre 281,52 euros y 351,90 euros.

Sin embargo, fuentes del Ministerio de la Seguridad Social desmienten esta información y se limitan a señalar que continuarán negociando con las asociaciones de autónomos y agentes sociales la reforma del sistema de cotizaciones de los trabajadores por cuenta propia para que las cuotas del colectivo se adecúen a los ingresos reales.

Una de las posibilidades que se estarían barajando sería tratar de acordar con UPTA, Uatae y los sindicatos el sistema referido a un menor plazo de tiempo, de en torno a tres años, frente a los nueve que se venían negociando hasta ahora. La propuesta no oficial contempla una cuota de 238 euros para aquellos con menos de 670 euros de rendimiento mensual; de 258 euros para los tramos de entre 700 y 900 y de 270 para aquellos de entre 900 y 1.125,9 euros, mientras que la cuota escalaría a los 290 para aquellos autónomos con ingresos de entre 1.125,9 y 1.500 euros, y a 294 euros para los ingresos de entre 1.500 y 1.700 euros.

El salto notable vendría para los autónomos que obtengan entre 1.700 y .2760 euros, que tendrían que abonar una cuota de 540 euros, en tanto que a partir de los 2.760 en adelante la cuota sería de 600 euros. El anterior planteamiento de finales de febrero contemplaba para 2023 una cuota de 281,52 euros para los ingresos de menos de 900 euros, de 293,94 para los de entre 900 y 1.125,9 y desde ese nivel en adelante un cuota de 351,90 para todos los tramos, por lo que casi se duplica.

Ya entonces ATA y CEOE tildaron de «hachazo» esa propuesta, por lo que en caso de que se confirmase la de una cuota de 600 euros para los tramos más altos, Amor (ATA) ya advierte de que se trataría de una «barbaridad» y un nuevo «hachazo», anticipando la negativa de nuevo a la propuesta del Gobierno. «Nunca se hizo tanto daño a los autónomos», denuncia».

Al inicio de las negociaciones el Gobierno planteó un esquema de implantación progresivo de nueve años formado por 13 tramos con cuotas de entre 214 euros y 991 euros al final del periodo en 2031, si bien reformuló su propuesta relajando en los tramos bajos la cuota hasta los 204 euros y elevándola en los altos hasta los 1.123 euros en 2031.

Las líneas rojas de las organizaciones

A la espera de una reunión, el presidente de UPTA, Eduardo Abad, señala que la organización sigue trabajando para que 2,2 millones de autónomos vean reducida su aportación a la Seguridad Social sin perder protección social, de forma que se eleven las cuotas sobre todo para los tramos más altos al ver «imprescindible» que el nuevo modelo de cotización haga un «reparto equitativo del esfuerzo de los autónomos».

«Si el Ministerio propone un acuerdo en esos términos nos tendrá al lado», anticipa Abad, quien considera que «nadie puede estar a favor del actual sistema ,es injusto y nada solidario», ya que «solo beneficia a los que más tienen», puesto que de los 3,3 millones de autónomos existentes en España, más de un millón tiene rendimientos de entre 23.000 euros anuales y más de 45.000″.

«Está claro que este es el gran problema del actual sistema; el 87% de los autónomos españoles cotizan en base mínima», abunda Abad. En Uatae también ven «imprescindible» compensarlo en favor de los autónomos en los tramos más bajos, ajustando la cuota a la baja al plantearse una cuota más elevada que en la primera propuesta de enero.

Por su parte, ATA pide aplazar directamente al año 2025 la implantación del sistema. Ante la coyuntura de inflación como consecuencia del impacto de la guerra en Ucrania, también aboga por suspender hasta al menos 2025 la aplicación de la subida de cotizaciones aprobada como Mecanismo de Equidad Intergeneracional, así como «cualquier subida de impuestos y cotizaciones» hasta que se recupere el PIB anterior a la pandemia y se estabilice la situación económica europea y nacional, entre otras peticiones.