España propone a Bruselas topar el gas en 30 euros para bajar la luz

El Ministerio para la Transición Ecológica en España todavía no ha confirmado nada sobre esta nueva medida presentada en Bruselas

Una persona observa el cableado con el que red eléctrica transporta la energía sobre la ciudad de Bilbao. EFE

España y Portugal proponen a la Comisión Europea topar el precio del gas con un precio máximo de 30 euros/MWh para abaratar el precio de la luz en el mercado eléctrico, según ha avanzado el diario portugués Público. Según el documento, al que ha tenido acceso el mismo diario, se considera «un precio normal para tiempos de precrisis”.

No obstante, este tope todavía no ha sido confirmado por el Ministerio para la Transición Ecológica español. Este coste deberá ser “internalizado por las tecnologías marginalistas”, las más caras, y va a proporcionar precios “más bajos” al mercado mayorista, indica el documento que ahora tiene que valorar Bruselas.

El diario portugués informa que los socios del Mercado Ibérico de la Electricidad (MIBEL) -creado por los gobiernos de España y Portugal para promover la integración de los sistemas eléctricos de ambos países- han asegurado que se trata de una medida temporal vinculada a las circunstancias excepcionales que está provocando la crisis energética en Portugal y España, derivada de la guerra en Ucrania.

De esta manera, siempre según el diario portugués, esta medida temporal permanecería vigente hasta el 31 de diciembre, cuando todavía se espera que los precios del gas ronden la franja de los 200 euros por MWh.

El portavoz de la Comisión Europea, Eric Mamer, reiteró en declaraciones para el medio que el ejecutivo comunitario “evaluará la propuesta ibérica con la mayor diligencia”, al entender la urgencia de la situación, pero sin especifica cuando habrá una respuesta por parte de Bruselas.

Portugal y España explican que “el mecanismo de ajuste solo se aplicará a las tecnologías marginales” y, en particular, para el mix eléctrico ibérico que se aplicará solo en «las centrales de ciclo combinado de gas, las centrales de carbón y las cooperaciones”. Para calcular el ajuste necesario, proponen fijar el precio basándose en el mercado ibérico del gas, Midgas.

Según dicho documento, este mecanismo de ajuste se utilizará diariamente, lo que significa que se calculará todos los días y se publicará, como se hace ahora. En la propuesta conjunta, España y Portugal, aclaran que “con esto se garantiza que no se altere el orden de mérito, ya que todas las tecnologías marginales recibirán la misma compensación”.

No hay nada confirmado

Las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera, no quisieron confirmar este martes la cifra. “Me sorprende mucho que alguien tenga una opinión al respecto, la verdad. Es un trabajo que se está haciendo desde el punto de vista técnico para afinar los números”, dijo Calviño, que se limitó a señalar que el objetivo es fijar “el precio más bajo posible” para el gas.

Asimismo, la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (AELEC) considera que el establecimiento de ese precio supone, de facto, tratar de establecer un precio regulado para la energía producida con dichas tecnologías, lo que provoca una “verdadera distorsión” para la actividad de comercialización minorista.