Sánchez anuncia 16.000 millones en ayudas, rebaja de impuestos y créditos ICO hasta el 30 de junio

El Plan de choque contra la guerra incluirá la bonificación de 20 céntimos por litro de combustible, un límite del 2% en la revalorización de los alquileres, el acuerdo del transporte con ayudas y medidas para evitar despidos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez interviene en el marco del tercer encuentro ‘Generación de Oportunidades’ celebrado este lunes en el Auditorio El Beatriz en Madrid.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha avanzado este lunes que el Plan de choque contra el impacto de la guerra en Ucrania conllevará un gasto de 16.000 millones de euros, al incluir 6.000 millones de euros en ayudas directas y rebaja de impuestos a colectivos y sectores afectados y otros 10.000 millones de euros en créditos ICO, para su implementación hasta el próximo 30 de junio.

Entre las medidas más destacada figuran una bonificación de 20 céntimos por litro al combustible, la limitación de un 2% en la revalorización de los alquileres desvinculándolo del IPC, un alza del 15% de la cuantía del Ingreso Mínimo Vital, el acuerdo de 1.000 millones de euros en ayudas al sector del transporte, ayudas para el sector de la agricultura, la ganadería y la pesca y las medidas de extensión de rebajas de impuestos para abaratar el precio de la luz.

El plan verá la luz en el Consejo de Ministros de este martes, tras el consenso de la Conferencia de Presidentes del pasado 13 de marzo y la ronda de reuniones con sectores, grupos y a nivel europeo, y estará conformado por cinco ejes con el objetivo de ayudas a familias y sectores afectados a mitigar el impacto de la guerra en Ucrania con una batería de medidas para los próximos tres meses, según ha anunciado Sánchez en el foro ‘Generación de Oportunidades’, organizado por Europa Press y la consultora McKinsey.

«Nos vamos a desvivir por aplazar al máximo los efectos de la guerra y por distribuir sus sacrificios de forma equilibrada y para evitar que los colectivos vulnerables se sientan desatendidos o abandonados a su suerte», ha prometido Sánchez, asegurando que el Gobierno «conoce bien las dificultades y los problemas de los sectores afectados».

Lo cierto es que el acto finalmente no ha contado apenas con representatividad de la plana mayor del Ibex invitada con poca antelación, tal y como adelantó Economía Digital, ya que solo han asistido el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete; de ACS, Florentino Pérez; y el consejero delegado de Endesa, José Bogas.

Sánchez ha avanzado un plan «serio, ambicioso y complejo porque la crisis es asimétrica» hasta el próximo 30 de junio con un coste de 6.000 millones en ayudas directas y rebajas de impuestos y otros 10.000 millones en créditos ICO para amortiguar el impacto de la crisis sobre las familias y las empresas y preservar la recuperación, tras registrarse un crecimiento del 5,1% en 2021, con 840.000 nuevos empleos, más de 20 millones de ocupados y estarse superando la pandemia. La vicepresidenta Nadia Calviño ha detallado a posteriori que el plan se financiará con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y las medida se irán adaptando según evolucione la situación.

Los cinco ejes del plan pasan por medidas de ayudas a familias, trabajadores y refugiados en lo referido a ayuda humanitaria; medidas para apoyar al tejido empresarial y económico; las medidas para el sector del transporte, uno de los más afectados por el encarecimiento del combustible; otro paquete de acciones en materia de ciberseguridad y las iniciativas en materia energética, en lo que destaca el acuerdo del pasado viernes en el Consejo Europeo con la «excepcionalidad» ibérica para limitar el precio en los mercados mayoristas.

Ayudas a familias: bonificación de combustible y límite en subidas de alquiler

Dentro del primer eje se incluye una bonificación mínima de 20 céntimos por cada litro de combustible hasta el próximo 30 de junio, ya que la subida del precios del combustible está afectando a todas las familias y no solo a determinados sectores. Así, el Gobierno aplicará una rebaja de 15 céntimos y las petroleras de un mínimo de 5 céntimos. De hecho, algunas ya han anunciado rebajas superiores, como es el caso de Repsol, Cepa o BP, que alcanzan 15 o 20 céntimos de bonificación.

En el ámbito laboral se incluirán medidas para proteger el empleo evitando despidos y permitir a las empresas a acudir a las medidas de flexibilidad interna como los ERTE. El Ministerio de Trabajo estaba barajando recuperar de nuevo la prohibición del despido objetivo y el veto a las bajadas de salarios, si bien finalmente fuentes gubernamentales confirman a este medio que solo se aplicará la prohibición de despido en los casos de empresas que reciban ayudas, además de en los ERTE. Ante un repunte de trabajadores acogidos a ERTE, se acelerará la aplicación del nuevo mecanismo RED con los nuevos ERTE cíclicos y sectoriales para sectores como las agencias de viajes, tal y como adelanta Economía Digital.

Asimismo, en materia de vivienda, de forma excepcional y con el fin de evitar una subida de alquileres que perjudique a los arrendatarios, se fijará un límite del 2% en las revisiones de los precios de los alquileres durante los próximos tres meses en todos los casos, y no solo en el de grandes tenedores. De igual forma, el Gobierno va a aumentar un 15% la cuantía del Ingreso Mínimo Vital durante tres meses, de forma que los que son una única persona cobrará 220 euros de ayuda y una familia con dos miembros y dos hijos 440 euros. Se queda fuera en cambio la propuesta de Unidas Podemos de un cheque familia de 300 euros para las familias que ingresasen menos de 70.000 euros al año.

A su vez, se añadirán más de 600.000 familias adicionales podrán acogerse al bono social eléctrico, alcanzado casi los dos millones de hogares protegidos, al incrementar en concreto 0,5 veces el IPREM por cada persona adulta que haya en la familia y en caso e que haya víctimas de género, mujer monomarental o personas de discapacidad el umbral se incrementará una vez el IPREM.

A ello se suma, tal y como ha recordado Sánchez tras su anuncio el pasado 2 de marzo, que el plan incluye la extensión de la reducción de las rebajas fiscales en la luz, por importe mínimo de entre 10.000 y 12.000 millones este año. Se prorroga la bajada del IVA del 21% al 10%, la suspensión del impuesto sobre generación del 7% y la bajada del impuesto especial eléctrico del 5,11% al mínimo legal del 0,5%, así como la ampliación del bono social y del recorte temporal a los beneficios extraordinarios de las centrales de generación de gas no emisoras, y una reducción del 80% durante 2022 a más de 600 consumidores electrointensivos, entre otras. 

Medidas al tejido empresarial: créditos ICO, ayudas a agricultura, ganadería y gran industria

En cuanto a las medidas para el tejido económico y empresarial, figura la nueva línea de créditos con avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por 10.000 millones para cubrir las necesidades de liquidez y el aumento temporal del coste de la energía y los combustibles, al tiempo que se extenderá el plazo de vencimiento de los préstamos ICO y el plazo de carencia para los sectores más afectados.

Igualmente, el sector de la agricultura y la ganadería, que protagonizó hace unos días una multitudinaria manifestación en Madrid, recibirá 362 millones en ayudas, al tiempo que se contemplan otros 68 millones de euros para el de la pesca.

Para la gran industria consumidora de energía se incrementa el volumen de recursos para compensar los peajes en un 80% y se alcanza el máximo en compensación de CO2 reforzada con ayudas directas al sector, con un paquete específico para este sector de 500 millones de euros. También verán la luz ayudas específicas para el sector industrial, exportador y la agricultura.

Paquete de 1.000 millones en ayudas al sector del transporte

Sin duda uno de los sectores más afectados por la crisis energética derivada de la guerra en Ucrania está siendo el sector del transporte, que acumula 15 días consecutivos de paros convocados por la Plataforma de Defensa del sector del transporte a pesar del acuerdo alcanzado el pasado jueves de madrugada entre el Gobierno y el Comité Nacional de Transporte por Carretera, que representa al 90% del sector.

Este paquete para el transporte contempla la rebaja mínima de 20 céntimos de euros por litro de combustible, un fondo de 450 millones en ayudas directas a empresas del sector del transporte, mercancías y pasajeros en función del tipo de vehículo, de forma que la cuantía alcanza los 1.250 euros para el camión, 900 euros al autobús, 500 por furgoneta o 300 euros por vehículo ligero (taxis, VTC o ambulancias).

También se acorta de tres meses a uno el plazo para la devolución del impuesto sobre hidrocarburos y la se impulsará el cambio legislativo que permita que los transportistas trabajar con un «precio justo» como sucedió con agricultores y ganaderos en la Ley de Cadena alimentaria, entre otras medidas.

1.000 millones en ciberseguridad

Otro de los ejes del Plan de choque que se aprobará en Consejo de Ministros este martes es el referido a la ciberseguridad, en el que se encuadra el nuevo plan de ciberseguridad dotado con un presupuesto de más de 1.000 millones con 150 actuaciones esenciales para garantizar la ciberseguridad.

La creación del Centro Nacional de operaciones de ciberseguridad y el fortalecimiento de la seguridad de nuevas redes de comunicaciones electrónicas de 5G para la prestación de servicios imprescindibles para el transporte de energía o medicina son otras de las palancas de actuación.

Energía: fijar precio del gas y reducir recargos y beneficios extra de eléctricas

El último eje, y quizá el más importante dada la relevancia del impacto de la crisis energética desatada por el aumento de los precios del gas en los mercados internacionales, es el referido al ámbito energético, toda vez que España logró junto a Portugal en el Consejo Europeo que la UE reconozca la ‘excepcionalidad’ energética de la península ibérica.

Así las cosas, Sánchez ha anunciado que ambos países presentarán esta misma semana a la Comisión Europea una media «excepcional y temporal» de fijación del precio del gas para la producción de electricidad. «No supone subvencionar el gas, no rompe los incentivos a las renovables ni los flujos eléctricos entre países y no distorsiona el mercado de electricidad en Europa; nos va a permitir a ambos gobiernos rebajar significativamente los precios de la electricidad de forma «inmediata».

En este sentido, Sánchez ha mostrado su «convencimiento» de que por parte de la Comisión Europea se va a producir la aprobación de la medida en un «muy breve plazo de tiempo y al día siguiente estará aprobado en el BOE con efectos inmediatos sobre la factura de la luz«.

Otra de las medidas energéticas será la actualización del régimen retributivo específico de la producción de energía eléctrica a partir de fuentes renovables, cogeneración y residuos (Recore), plantas que perciben unas primas para obtener una rentabilidad del 7,1%, lo que supondrá una rebaja de cargos del sistema eléctrico de en torno a 1.800 millones este año. Ello permitirá que dichos recargos se reduzcan hasta el 55% en 2022. «Con ello vamos a reducir aún más el precio final de la electricidad y va a aliviar el esfuerzo de la ciudadanía, industrias y empresas», ha apostillado Sánchez.

Y además se extenderá hasta el 30 de junio el mecanismo que debe reducir el exceso de beneficios en el mercado eléctrico causado por el elevado precio de la cotización del gas en los mercados internacionales con ciertas modificaciones para reforzar la eficacia y adaptarlo a directrices europeas. Estas tres medidas se completarán con otras regulatorias para fomentar el despliegue de las renovables, el ahorro energético y garantizar el suministro energético.

Llama a la unidad

El presidente del Gobierno, quien ha ha admitido que son «tiempos difíciles y complejos para todo el conjunto de la ciudadanía, empresas, familias, industria e instituciones», ha reconocido que «nadie está protegido de la guerra», pero con el plan de choque se tratará de «proteger a los ciudadanos y los sectores más afectados, repartir de forma justa los efectos y preservar al máximo la senda de crecimiento».

Tras recordar varias veces que el Gobierno ha tenido que hacer frente a la pandemia, la erupción del volcán de La Palma y ahora el impacto de la guerra de Ucrania, Sánchez ha hecho un llamamiento a la unidad política en torno al plan de choque. «¿Qué más tiene que ocurrir para que respondamos unidos?», se ha preguntado, pidiendo «dejar de lado rencillas, sectarismos y sumar fuerzas».

La política de la «unidad, determinación y justicia» es la que quiere desplegar el Gobierno y, por ello, ha enfatizado Sánchez que «Europa está unida en la respuesta a Putin y España debe estar unida en la respuesta a Putin». En este sentido, ha puesto como ejemplo la Conferencia de Presidentes en la que se coincidió en la solidaridad y la voluntad común de responder a la grave situación.

«Solicito a todos los actores políticos, institucionales y sociales que nos unamos detrás de este plan de choque de respuesta la impacto económico y social de la guerra y compartamos el sentido del mejor patriotismo: comprometer al país en una causa justa y salir adelante con orgullo», ha añadido. «Las dificultades sin duda serán extraordinarias, pero los valores europeos intrínsecos en nuestra constitución son la única senda a la prosperidad posible», ha concluido.