La escalada de la luz lleva a España al domingo más caro de la historia

El precio de la energía en el mercado mayorista cae un 22% hasta los 175,64 euros pero será el final de semana más caro de todos los tiempos

Imagen de la central de ciclo combinado de Soto de Ribera. EFE/ELOY ALONSO

La crisis energética no da tregua en España. El mercado mayorista de la luz reducirá mañana su precio un 22% hasta situarse en los 175,64 euros por megavatio hora (MWh). Sin embargo, el recorte después de una nueva semana marcada por los récords no será suficiente para impedir que se alcance el domingo más caro de todos los tiempos.

Como es habitual, el fin de semana ha provocado un descenso del coste de la energía provocado por la caída del consumo en la industria y los hogares. Pero, esta vez, el punto de partida era mucho mayor. El precio de la luz se situará el domingo 64 puntos por encima de los valores registrados hace justo una semana, lo que demuestra la tendencia al alza del ‘pool’.

La única nota positiva es que España ha logrado abandonar por primera vez en seis días la barrera de los 200 euros por MWh. El mercado mayoristas ha marcado así distancias con respecto al récord de este jueves (288,53 euros), aunque el incremento de los precios siempre se produce en los días centrales de la semana.

El efecto de la crisis energética se aprecia con claridad si echamos la vista atrás. El precio mayorista de la luz es cuatro veces más caro que hace justo un año. El segundo domingo de octubre del 2020 su coste fue de apenas 44,39 euros, según los datos registrados en el portal del Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE).

El coste del lunes oscilará entre un máximo de 251,6 euros que se alcanzarán a las 20.00 horas y un mínimo de 135,07 que se producirá a las 12.00 horas, de acuerdo al sistema de fijación de precios que cruza las previsiones de oferta y demanda de las compañías eléctricas para cada hora del día.

Podemos aprieta al PSOE para que no haga concesiones a las eléctricas

El precio de la luz se ha producido en un nuevo día marcado por las divisiones internas en el Gobierno sobre la estrategia para combatir la crisis energética. Podemos ha vuelto a mandar un mensaje a sus socios para que no accedan a las peticiones planteadas por las compañías eléctricas, tras haber sufrido un fuerte recorte de sus beneficios.

La portavoz estatal de la formación morada, Isa Serra, ha pedido a los socialistas que se mantengan firmes, después de que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, haya accedido a reunirse con los portavoces de las empresas. “No puede ceder a las presiones”, ha afirmado.

Paralelamente, continúa el debate en el seno de la Unión Europea. España se ha sumado al grupo de países que abogan por crear una reserva estratégica del gas en el viejo continente para realizar compras conjuntas al extranjero. Es precisamente el alza de este combustible, lo que he desencadenado la crisis en todo el bloque.