Fedea avisa: la reforma de pensiones pone en riesgo la sostenibilidad del sistema

Fedea advierte de que el acuerdo de la reforma de pensiones pone en riesgo la sostenibilidad del sistema y aumentará hasta 50.000 millones el déficit estructural de la Seguridad Social

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Miraciones, José Luis Escrivá, durante su intervención en el pleno del Congreso. EFE/Chema Moya

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante su intervención en el pleno del Congreso. EFE/Chema Moya

El acuerdo para el primer paquete de la reforma de pensiones que ultima el Gobierno y los agentes sociales busca garantizar el poder adquisitivo de los pensionistas a corto plazo y la sostenibilidad del sistema público de pensiones, si bien los expertos creen que aunque garantiza su suficiencia “pone en riesgo la sostenibilidad del sistema”.

El catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad Complutense de Madrid y subdirector de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), José Ignacio Conde-Ruiz, quien ha asegurado que el acuerdo que ultima el Ejecutivo con los agentes sociales es “la parte más fácil de la reforma”, al limitarse a garantizar la suficiencia de las pensiones con el fin de que no haya pérdida de poder adquisitivo.

Así lo ha señalado durante la presentación de la monografía ‘El futuro de las pensiones en España’, editada por Cajamar y coordinada por Conde-Ruiz. En el acto de presentación han intervenido, además, el presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde; el presidente de Fedea, Ángel de la Fuente; y el profesor de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, Sergi Jiménez; junto al director de la colección, Manuel Gutiérrez.

Hasta 50.000 millones más de déficit estructural de la Seguridad Social

Conde-Ruiz ha dicho parecerle “bien” que se ligue la revalorización de las pensiones al IPC para asegurar el poder adquisitivo de los pensionistas como “punto de partida”, pero ha remarcado la necesidad de que se busque un mecanismo que compense el coste que comporte dicha medida.

Y es que, según sus estimaciones, la revalorización de las pensiones con arreglo a la inflación supondrá un incremento del déficit estructural de entre 3 y 5 puntos del PIB (entre 30.000 y 50.000 millones de euros más), por lo que “pone en riesgo la sostenibilidad”.

“Es insostenible hacer una reforma de este calado sin un gran pacto por las pensiones”, ha enfatizado Conde-Ruiz, quien confía en que se logre el acuerdo porque el problema es “tan gigantesco” que no se podría hacer frente a un reto de esta magnitud sin un acuerdo.

Fin al factor de sostenibilidad: hace falta un mecanismo de compensación

Por su parte, Ángel de la Fuente ha explicado que si se eliminen los mecanismos automáticos de equilibrio de la reforma de 2013, como el factor de sostenibilidad, sin medidas compensatorias comportaría un aumento “muy significativo” del gasto futuro en pensiones que pondría bastante presión sobre el gasto público con un déficit muy alto.

Los expertos de Fedea calculan que en el sistema con la reforma de 2013 el gasto habría alcanzado el 12,5% del PIB a mediados del siglo, si bien con la indexación de las pensiones al IPC y la eliminación del factor de sostenibilidad este gast opodría dispararse al 16 o el 17% del PIB.

Esto supone que el déficit estructural de la Seguridad Social pasará del 1,4% del PIB al entorno del 5% o el 7% del PIB anual, uno de los argumentos que llevan a Fedea a alertad de que el preacuerdo de las pensiones arriesga la viabilidad del sistema.

Las propuestas de los expertos

Para hacer frente a esta difícil situación del sistema de la Seguridad Social, De la Fuente ha propuesto que la reforma debería incorporar medidas de contención de gasto vía las actuales y futuras pensiones, y de incremento de los ingresos no solo de los activos sino del conjunto de la sociedad.

También ha hecho hincapié en la necesidad de la mejora de la productividad y ha criticado la visión optimista de los expertos del Pacto de Toledo como el Gobierno, ya que consideran que la jubilación de los ‘baby boomers’ meterá presión al sistema pero será asumible por el sistema, ya que España parte de un menor gasto en pensiones que los países del entorno, pero se debe a que nuestra sociedad es relativamente más joven que otras europeas.

El informe apunta que España es el país industrializado con la tasa de fecundidad más baja, al registrar solo 1,23 hijos por mujer en edad fértil, debido a la precariedad laboral.

Como solución los expertos proponen una política migratoria activa, ya que aunque entrasen 10 millones de inmigrantes en el país aún habría problemas, y por la reforma del mercado laboral. España será en 2050 el país más envejecido de Europa por detrás de Italia, Grecia y Portugal. Por tanto, dejar al margen la mayor esperanza de vida es un error.

Cuentas nocionales y jubilación activa

María del Carmen Boado-Penas señala en el informe la experiencia sueca sobre el sistema mixto sustentado en dos pilares, aprobado en 1994 en Suecia, cuyo principal pilar es un sistema de reparto de cuentas nocionales donde todos los trabajadores cotizan o aportan un 16% de la base salarial, mientras que el segundo pilar es un sistema de cuentas financieras (o de capitalización) individuales gestionado por entidades privadas, donde los trabajadores cotizan o aportan un 2,5% de su masa salarial.

Sobre la compatibilidad entre pensión y trabajo (jubilación parcial antes de la edad normal de jubilación y jubilación activa después de la misma en la terminología oficial española), señala el informe que ha sido una vía explorada en varios países y constatada por una mayor longevidad y una mejor salud de los individuos.

“La lógica de este mecanismo se sostiene en la relación existente entre los tipos impositivos efectivos soportados por los trabajadores de mayor edad y su oferta de trabajo”, ha señalado Sergi Jimenez.

Para mejorar la aplicación de la jubilación activa en España, se propone la fusión en una única figura de la jubilación anticipada y activa; pensión compatible con el trabajo en todas las edades, sin penalización después de la edad normal de jubilación y no estar restringido a ningún trabajador con un mínimo de años cotizados a partir de la edad de jubilación anticipada.

Igualmente, sugieren los expertos la supresión de la jubilación parcial, la posibilidad de seguir en el mismo trabajo a tiempo parcial (formando sustitutos), el tratamiento a efecto de cotizaciones igual que el trabajo de activos, la eliminación de trabas a la contratación, el recálculo de la pensión basado en las nuevas cotizaciones; posibilidad de jubilación demorada con un premio más justo que el actual, posiblemente el doble a lo anunciado por el Gobierno.