Frenazo al sector hotelero: la inversión en Barcelona se hunde un 42% por el coronavirus

El parón económico ha dejado huella en este sector, pero la caída podría haber sido mucho mayor de no haberse cerrado el último día del año una gran operación: la venta del hotel Nobu

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

La pandemia de coronavirus ha hundido la inversión hotelera en Barcelona en 2020 un 41,7% respecto al año anterior, quedándose en los 153,7 millones de euros. El parón de la actividad económica ha dejado huella en este sector, sin embargo, la caída podría haber sido mucho mayor de no haberse cerrado el último día del año una gran operación: la venta del hotel Nobu.

El grupo Selenta traspasó este establecimiento, con 259 habitaciones, a la gestora de fondos ASG. Fuentes del mercado cuantificaron en unos 80 millones de euros el precio de la transacción, lo que supone más de la mitad de la inversión hotelera de todo el año en la ciudad.

Los responsables del área hotelera de la promotora y consultora inmobiliaria 3 Capital, Juan Gallardo y Roger Serrallonga, han explicado a Efe que, aunque se trata de un importante descenso -igual que ocurre en el conjunto de España, donde la inversión también se ha reducido y no superó los 1.000 millones en 2020, frente a los casi 2.500 millones de 2019-, el peso relativo de Barcelona como destino de inversión hotelera ha salido reforzado.

Y es que la capital catalana registró en 2019 el 11% de la inversión hotelera del conjunto del país, mientras que en 2020 ese porcentaje ha subido al 15,5%, con lo que “ha resistido” el envite de la covid-19 mejor que la media de España.

Las previsiones indicaban, antes de la covid, que 2020 sería un buen año

Hotel Iberostar del Paseo de Gracia de Barcelona.

Gallardo y Serrallonga aseguran que a principios de año las previsiones eran “muy optimistas” y todo hacía prever que 2020 iba a ser un gran año de inversión hotelera, pero la irrupción de la pandemia paralizó la expansión de muchas cadenas y ralentizó los proyectos.

Según Gallardo, con la llegada de la Covid-19 se ralentizaron las operaciones pero se siguieron estudiando y, de hecho, en primavera se firmaron varias que ya se habían preparado antes. El auténtico “parón” llegó a finales de julio, cuando los bancos dieron la orden de aplazar la financiación de este tipo de proyectos hasta septiembre.

La pandemia también ha facilitado que se estudien operaciones “muy interesantes” que en época precovid eran “impensables”, por lo que Gallardo considera que ahora es un buen momento para invertir por las oportunidades que hay en el mercado. Como añade Serrallonga, a diferencia de otras crisis, en esta el dinero no es un problema y hay muchos fondos que quieren entrar en Barcelona.

Para estos expertos hay que diferenciar entre las cadenas que son propietarias de los hoteles, muchos de los cuales ya están amortizados, y que quizás tienen que desprenderse de algún activo para ganar liquidez, y las gestoras, que suman los altos alquileres de los establecimientos a sus gastos ordinarios.

La pandemia aumenta los traspasos de hoteles

Con la pandemia también ha llegado un tipo de operación que, hasta ahora, no era habitual en Barcelona: los traspasos de hoteles. Se trata de algunos proyectos que se pagaron a precios muy altos en los meses anteriores a la pandemia y que se han traspasado para liberar las tensiones de tesorería de algunos grupos.

Las cadenas hoteleras patrimonialistas, impulsoras hasta 2018 de las grandes operaciones de compraventa hotelera en la ciudad, han intentado cerrar algunas operaciones pero se han visto “retadas” por fondos y gestoras con una gran liquidez proveniente, en buena parte, de las favorables condiciones de crédito financiero hasta mediados de 2020.

Según Serrallonga, Barcelona sigue siendo una plaza hotelera “muy deseada” por los inversores, tanto family office como fondos hoteleros que, si ven una buena oportunidad, la aprovecharán.

En el mercado también están presentes los fondos buitres, que están intentando entrar en la ciudad buscando unas “tasas de descuento galácticas” que Serrallonga no cree que vayan a conseguir, porque, “aunque es cierto que puede haber descuentos, no se van a dar las caídas del 20 o 30 % respecto a los precios precovid” que buscan estos fondos más oportunistas.

En el mercado también están presentes los fondos buitres, que están intentando entrar en la ciudad buscando unas “tasas de descuento galácticas”

Así, de un mercado con un gran número de compradores a principios de 2020 se pasó a un mercado “noqueado” ante la situación provocada por la pandemia. Esta situación no implicó una “drástica” rebaja de los precios, pero sí provocó mayor “receptividad” por parte de establecimientos con tensiones de tesorería, asegura Gallardo

Otra novedad tras la covid: los contratos con alquileres variables

Otra de las novedades es la llegada de contratos con alquileres variables, en lugar de rentas fijas, de tal manera que el propietario también asume parte del riesgo del negocio, aunque puede obtener mayores beneficios.

Pese a que en Barcelona el sector hotelero ha sido uno de los más perjudicados por la crisis generada por la covid-19, ya que estos establecimientos cerraron el año con una caída del 95% en facturación y en clientes, estos expertos aseveran que los inversores “confían” en la recuperación de la ciudad como destino turístico a medio y largo plazo.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.