El Gobierno riega con 400 millones al sector del transporte para intentar sofocar la huelga

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, anuncia una inyección económica para transformar la flota de transportistas un día después de la convocatoria de los parones

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, protagoniza un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Forum, en Madrid. EFE/ Chema Moya

El Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado una nueva inversión de 400 millones de euros en ayudas que se destinará para apoyar al sector del transporte. Esta nueva inyección económica llega apenas 24 horas después de que los conductores convocasen una huelga en los días previos a la Navidad debido a la falta de apoyos públicos durante la recuperación económica.

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, se ha comprometido a realizar esta transferencia a las comunidades autónomas antes de que termine el mes de noviembre. El objetivo es echar una mano en la transformación de las flotas de los transportistas, tanto de viajeros como de mercancías, para cumplir con las metas fijadas sobre la descarbonización.

Este desembolso de las arcas públicas se produce después de que el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) exigiese medidas urgentes al Gobierno para poder evitar el parón de la actividad que tendrá lugar entre el 19 y el 24 de diciembre, a las puertas de la Navidad y en plena crisis de suministros.

En todo caso, las ayudas para la descarbonización no resuelven el resto de problemas que atraviesa el sector y que han justificado la convocatoria de la huelga. Las prohibiciones para realizar acciones de carga y descarga, la negativa a aplicar la Euoviñeta, las cláusulas de revisión del coste del combustible o la falta de áreas de descanso son algunos de los motivos de fricción.

El Gobierno confía en desbloquear la huelga antes de Navidad

A pesar de las fuertes críticas que ha realizado en las últimas horas la patronal del transporte, el Gobierno se ha mostrado confiado en que se puedan acercar posturas en el próximo mes para evitar finalmente la huelga. «Tenemos margen para hablar», ha reconocido Raquel Sánchez en su intervención en el Fórum Nueva Economía.

«Tenemos tiempo para alcanzar acuerdos»

La ministra socialista ha reconocido algunos de los problemas que atraviesa el sector como los efectos del alza de los combustibles, que se encuentran en su valor más alto desde el año 2013. «Somos conscientes de las dificultades que están sufriendo», ha reafirmado.

Sin embargo, ha echado balones fuera con algunas de las reivindicaciones de los transportistas. Sánchez ha atribuido buena parte de los motivos de los parones a causas internas del mercado. «Muchas de ellas exceden el ámbito de competencias del Ministerio porque se enmarcan dentro de las relaciones privadas entre cargadores y transportistas», ha justificado.