Las instituciones reducirán su previsión de crecimiento en torno al 5,5% tras la rebaja del INE

Las principales instituciones y organismos económicos ultiman reducciones generalizadas en sus previsiones de crecimiento, hasta el entorno del 5,5% este año, tras la rebaja realizada por el INE del crecimiento en el segundo trimestre del 2,8% al 1,1%

La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, comparece en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. // Pool Moncloa

La vicepresidenta primera, Nadia Calviño. // Pool Moncloa

El jarro de agua fría del Instituto Nacional de Estadística (INE) al optimismo económico tras rebajar las estimaciones de crecimiento del segundo trimestre está llevando a los principales organismos e instituciones económicas a preparar una disminución de sus previsiones de crecimiento hasta el entorno del 5,5% este año.

En ese nivel, y en todo caso por debajo del 6%, se encuentra en estos momentos el consenso generalizado en las previsiones que preparan los distintos organismos sobre la evolución del PIB en 2021, según han trasladado distintas instituciones a Economía Digital tras la fuerte rebaja acometida por el INE la semana pasada sobre el crecimiento calculado inicialmente para el periodo entre abril y junio.

El recorte fue de 1,7 puntos menos respecto al dato de crecimiento del 2,8% adelantado por el organismo el pasado 30 de julio, tras incorporar Estadística los datos de todo el periodo y revisar las series desde el año 2018, reduciendo notablemente factores como el consumo final de los hogares y la productividad.

Recorte «excesivo»: «Es un error tercermundista»

El varapalo del INE del pasado jueves al optimismo económico que se venía registrando por los organismos y se subrayaba desde el Gobierno ha sorprendido en las instituciones, mientras que en el Ejecutivo no se contempla por ahora una rebaja en el cuadro macroeconómico, que precisamente mantuvo sus previsiones el pasado martes en el 6,5% este año y el 7% el próximo.

La economista senior de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), María Jesús Fernández, señala que se trata de un recorte “muy fuerte” que modifica “mucho” el escenario que se venía manejando, y es “chocante” porque significa que “no ha habido en absoluto un rebote” tras la apertura de la actividad y el fin del Estado de alarma. 

Para Fernández el recorte de la cifra realizado por el INE es “un poco excesivo” a la vista de los indicadores económicos y de la propia evolución del empleo, la afiliación, la EPA y las horas trabajadas recogidas en la Contabilidad Nacional. 

El presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas (CGE), Antonio Pedraza, llega a tildar, en declaraciones a Economía Digital, de “barbaridad” y “error tercermundista” la rebaja de estimación de crecimiento del INE, sobre todo por las consecuencias a nivel estadístico.

Crecimiento inferior al 6% en 2021

Al pasar del 2,8% inicial al 1,1% el crecimiento del segundo trimestre la cifra “se aleja mucho de la realidad con la que se contaba”, apunta Pedraza, lo que obliga a organismos e instituciones internacionales a modificar sus previsiones. 

Fernández (Funcas) confirma que la previsión para el conjunto del año baja “mucho” y ve “muy difícil” que el crecimiento del PIB español pueda superar este año el 6%. De hecho, la rebaja del INE en este momento reduciría el crecimiento de 2021 previsto por Funcas del 6,3% al 5,2%, ya que para el tercer trimestre auguraba un repunte algo superior al 3% y del 1,5% en el cuarto trimestre. 

Sin embargo, es previsible que se revisen al alza las previsiones del tercer trimestre teniendo en cuenta que el rebote no se ha reflejado en el segundo, por lo que podría haberse desplazado al periodo entre julio y septiembre y ser mayor de lo estimado, lo que contrarrestaría en parte ese menor crecimiento del segundo trimestre. 

En el Consejo General de Economistas trabajan en el Observatorio financiero del mes de octubre, pero ya adelantan que se situará entre el 4,8% y el 5,5%, frente al 6% anterior. Fuentes de otros importantes organismos nacionales consultadas por este medio también apuntan a una rebaja generalizada de previsiones, con un consenso de entre el 5,5% y el 6%, entre un punto y un punto y medio por debajo de lo que calcula el Gobierno.

Buen tercer trimestre por el turismo

Con todo, tanto Funcas como el CGE consideran que el tercer trimestre sí presentará un crecimiento superior al del segundo trimestre y por fin se hará más palpable la reactivación económica tras el fin del Estado de alarma, la disminución de restricciones y la recuperación de una mayor actividad y turismo. El Banco de España también coincide y prevé que el PIB rebote un 2,7%.

Y es que el turismo podría haber recuperado este verano entre el 50% y el 55% de las cifras de 2019 y en el mes de septiembre se está notando esa “continuidad” de mejora de agosto, con una campaña turística alargada, lo que lleva a concluir que el tercer trimestre “va a ser bueno” 

Aunque no tiene la tracción del 2,8% del segundo trimestre estimada en un principio, el 1,1% también dará impulso y podría contribuir a que el crecimiento rondara el 2,6% el crecimiento entre julio y septiembre. Para el conjunto del año Pedraza (CGE) vaticina un alza de entre el 4,8% y el 5,5%.

Los factores: la importancia del consumo

Los principales factores a la hora de explicar la profunda rebaja del crecimiento del segundo trimestre por el INE se encuentran el peor comportamiento de casi todos los componentes del PIB, con un menor avance del consumo de los hogares, una menor inversión y una recuperación inferior a la prevista del sector servicios, incluso con caída en la industria.

Desde Funcas María Jesús Fernández hace hincapié en la sorpresa de que el consumo final creciese solo un 3,5%, más moderado de lo estimado, de forma que parte del crecimiento se ha destinado a las importaciones, que despuntaron un 4,2%.

Lo que ven «muy chocante» los expertos es la rebaja del aumento del consumo del sector del comercio, el transporte y la hostelería del 5,5% a una caída del 0,4% de su valor añadido pese a la apertura de actividades. «Esto no encaja con nada», indica Fernández, recordando que en el primer trimestre repuntó un 2,6% pese al endurecimiento de restricciones por la tercera ola y la borrasca ‘Filomena’.

Los datos definitivos de Contabilidad Nacional del segundo trimestre también reflejan que la productividad por hora efectivamente trabajada cayó más de lo previsto, un 9,3% frente al 7% calculado, en tanto que la productividad por puesto de trabajo equivalente a tiempo completo cedió un 1,1%, frente a la mejora de siete décimas estimada en julio.

Inflación y ejecución del Plan de Recuperación

De cara a los próximos meses será decisiva la evolución de la inflación que está restando poder adquisitivo a los consumidores y ello puede provocar una moderación del crecimiento del consumo, así como la ejecución de las inversiones del Plan de Recuperación, que va «muy lenta» y por debajo de lo estimado por los organismos.

Los españoles han acumulado un ahorro embalsado de 50.000 millones de euros durante la pandemia y su consumo será crucial para la recuperación, aunque por ahora los ciudadanos siguen ahorrando pero ya han destinado parte de dicha bolsa para sus vacaciones.

«Julio no fue un mes demasiado bueno por el miedo a la variante Delta, en la segunda mitad de ese mes se empezó a notar el resurgir de las previsiones», sostiene Pedraza, quien destaca que el consumo se ha «animado» en agosto y continúa en la misma línea en septiembre. Ese «optimismo» perdura para el tercer trimestre, en línea con la recuperación del turismo internacional.