La deuda de las familias alcanza en mayo su pico en lo que va de año y la de las empresas baja

El crédito a las familias sube un 0,1% en mayo hasta su nivel más alto en lo que va de año, mientras que a las empresas disminuye un 0,2%, pero permanece en sus niveles más altos.

Las subidas de la luz y el IPC están haciendo mella en la economía de los españoles.

Las subidas de la luz y el IPC están haciendo mella en la economía de los españoles.

Las familias españolas han ido tirando con timidez progresivamente de crédito en lo que va de año, hasta marcar en mayo su pico más alto en lo que ha transcurrido del ejercicio 2021, aunque sigue en niveles más bajos desde hace casi 15 años, mientras que las empresas han reducido ligeramente su endeudamiento.

En detalle, el crédito concedido por las entidades financieras a las familias e instituciones sin ánimo de lucro residentes en España se contrajo en mayo un 0,3% a nivel interanual y subió ligeramente (+0,1%) a nivel mensual al sumar 1.031 millones, hasta los 694.617 millones de euros.

De esta forma, marca su nivel más alto en lo que va de año y se constata que los españoles van recurriendo de nuevo al crédito para atender sus necesidades de financiación ante la crisis al acumularse ya cuatro meses consecutivos de subidas moderadas.

El endeudamiento de los hogares está estabilizado

No obstante, a pesar de la crisis de la Covid-19 el endeudamiento bancario de los hogares españoles se ha ido estabilizando en los últimos meses ligeramente por encima de los 690.000 millones de euros debido a la caída de los tipos de interés, la reducción progresiva de los préstamos contraídos y el menor coste de los créditos. De hecho, los niveles son similares a los marcados previo a la crisis financiera, en torno al año 2006.

Por el contrario, la financiación a las empresas aumentó un 0,5% a nivel interanual pero disminuyó ligeramente, un 0,2%, respecto al mes anterior, hasta los 928.795 millones de euros, acumulando dos meses consecutivos a la baja, según los datos publicados este jueves por el Banco de España.

En la evolución de la necesidad de financiación de los españoles se refleja el impacto de la crisis de la Covid-19 pero también la contención de su endeudamiento gracias al mantenimiento de las rentas por medidas como los ERTE, mientras que las empresas siguen necesitando mayor crédito de las entidades, y en las cifras se muestra el impacto de las medidas de liquidez aprobadas por el Ejecutivo, como los avales con garantías del ICO.

Sube el crédito al consumo y a las hipotecas

El ligero alza del crédito de las familias se debe al aumento de los préstamos hipotecarios, que aglutinaron 510.889 millones de euros en mayo, su nivel más alto en el último año. Aun así, el crédito hipotecario representa todavía el 73,5% respecto del total.

En cuanto a los créditos de las familias destinados al consumo, estos aumentaron un 1,9% interanual y subieron un 0,5% mensual, hasta los 91.172 millones de euros.

En esta evolución al alza puede influir el incremento de la tasa de ahorro, que el año pasado alcanzó máximos, y la demanda embalsada que podría ir poco a poco destaponándose en los próximos meses.

Las empresas siguen precisando de financiación

De otro lado, el ligero descenso en el quinto mes del año de la financiación a las empresas provino de la caída de los préstamos de entidades de crédito, frente al repunte de los préstamos del exterior y de los valores representativos de deuda.

Pese al descenso puntual en mayo, lo cierto es que las empresas siguen precisando de crédito ante sus mayores necesidades de financiación como consecuencia de la crisis de la Covid-19.

Los créditos de entidades bancarias suscritos con las empresas disminuyeron un 2,8% interanual, y bajaron un 0,8% a nivel mensual, hasta los 480.987 millones, mientras que los valores representativos de deuda se elevaron un 12,5% interanual, hasta 133.326 millones.

Al término del quinto mes del año los préstamos del exterior habían crecido un 2,6% interanual y un 0,2% respecto a abril, hasta 314.482 millones.