La falta de mano de obra cualificada pone en peligro el boom de instalaciones solares

Las energías renovables ya han calado en la sociedad, y el autoconsumo se ha afianzado tanto que ahora puede haber algunos problemas

La explosión de las energías renovables en España ha llegado a su punto de madurez ideal. Con un contexto ‘verde’ favorable, la legislación de cara y una conciencia colectiva adaptada a los nuevos tiempos, todo se ha encarrilado. Tanto, que ahora resulta que puede haber problemas para satisfacer a toda esa demanda que quiere paneles solares

El escenario es muy variado, y existen múltiples frentes desde los que abordar esta perspectiva, pero un denominador común: existe la mano de obra cualificada justa para atender a la demanda. Así, fuentes del sector aseguran a ECONOMÍA DIGITAL que si empieza a haber mayor ansiedad por llenar los techos de paneles solares es posible que se acumulen retrasos. El problema: faltan manos. 

En la raíz del asunto emerge la eliminación de las barreras legislativas que existían hasta ahora para el autoconsumo. Si a este factor se suma la psicosis que se ha creado con los altos precios eléctricos, se ha favorecido un ‘efecto llamada’ dentro del sector. Y eso, advierten las fuentes consultadas, que este boom todavía no se ha trasladado a las comunidades de vecinos, donde la fotovoltaica se muestra más reticente.  

En este contexto han surgido empresas de todo tamaño dedicadas al negocio solar. Las más grandes tienen una mayor capacidad en la búsqueda de profesionales; pero las empresas especializadas están sufriendo más esa falta de mano de obra. Sobre todo, especializada. 

Un problema de formación 

En este sentido, desde la compañía especializada Samara Energía, uno de los problemas que han detectado desde el sector es que hay profesionales que pueden ejecutar las tareas, pero en ocasiones falta una formación concreta y complementaria

«En el mercado actual no hay suficientes instaladores cualificados para cubrir la demanda creciente y una de las opciones por las que apostamos es formar a nuestro equipo propio de cara a que puedan unirse al personal con experiencia ya existente y, al mismo tiempo, contribuir a la creación de empleo verde y de calidad», explican desde Samara. 

En el caso particular de esta empresa, por ejemplo, han empezado a primar la búsqueda de electricistas con o sin experiencia en el sector de instalaciones fotovoltaicas, así como de instaladores sin titulación específica pero con ganas aprender del proceso formativo que ofrecemos.  

Lo que se espera en España 

Ante este panorama, basándose en cálculos previos a la invasión rusa de Ucrania, la comercializadora UniEléctrica apuntaba a que las energías renovables iban a crear en España 350.000 empleos directos y algo más de 118.000 indirectos a lo largo de esta década, con Andalucía y Castilla y León como referentes al concentrar las expectativas y tener actualmente en trámite, en conjunto, el 35% de las solicitudes de conexión de energías renovables en la Red Eléctrica Española, especialmente en fotovoltaica. 

Sin embargo, UniEléctrica reconoce que «el estudio puede quedarse corto si la UE lleva a cabo su plan de dar un nuevo impulso al sector en busca de la independencia energética» con su estrategia RePowerEu, que además cita a España como uno de los países cuyos planes deben priorizarse. 

El estudio de la comercializadora de energías verdes UniEléctrica, se basa en previsiones y proyecciones muy distintas buscando la aproximación en sus cifras, «que no son muy dispares», y contrastándolas en el presente con el volumen de solicitudes en trámite de enganches que cursa Red Eléctrica Española (REE).