El fin de las restricciones reduce el comercio minorista por Internet por primera vez en seis años

El fin del Estado de alarma y el levantamiento de las restricciones redujeron el comercio minorista a través de Internet un 5,3% en mayo, su primer descenso desde abril de 2015.

Compras por Internet: Elaine Smith/CC0 (dominio público)

Compras por Internet: Elaine Smith/CC0 (dominio público)

España dejo atrás el Estado de alarma el pasado 9 de mayo y con ello se produjo el final de buena parte de las restricciones de movilidad entre comunidades autónomas y dentro de las regiones, lo que facilitó un mayor tránsito en las calles y también en las tiendas físicas, en detrimento de las compras por Internet. 

A lo largo del año 2020 las compras online con motivo del confinamiento se clausuró el comercio no esencial y en mayo estuvo abierto pero con cita previa y restricciones de aforo, lo que unido a las restricciones de movilidad impulsó en gran medida el comercio online. 

Sin embargo, el pasado mes de mayo se palpó ya la mayor facilidad para poder comprar en tiendas físicas y el comercio minorista por Internet se redujo un 5,3% interanual, su primer descenso en más de seis años. En concreto, desde abril del año 2015, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) recopilados por Economía Digital.

La CEC prevé que se atenúe la caída

El presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo, corrobora en declaraciones a Economía Digital. La repercusión del fin de las restricciones como el principal motivo de este descenso. 

Campo señala que durante 2020 y especialmente en los primeros meses del estado de alarma el comercio minorista hizo “grandes esfuerzos” por implementar canales de venta a distancia, que en muchos casos fueron “decisivos para garantizar su supervivencia”. 

Más allá del factor del levantamiento de las restricciones, Campo prevé que en los próximos meses esa diferencia interanual se atenúe. En cualquier caso, desde CEC reclaman planes de digitalización para el comercio, especialmente orientados a la micropyme, que complementen y protejan al comercio físico, un modelo de comercio que no debemos perder. 

Repunte del comercio minorista por el desplome de 2020

A pesar de que el comercio minorista registró un alza de sus ventas del 18,8% en mayo respecto al mismo mes de 2020, 20 puntos inferior al repunte histórico del 38,3% de abril por el efecto estadístico de compararse con los meses del año pasado afectados por el confinamiento, el sector acumula tres meses consecutivos de alzas interanuales.

Las ventas de alimentos en el sector minorista cayeron en el quinto mes un 2,9% en mayo, mientras que las del resto de productos subieron un 38,3%, sobre todo las del equipo personal (+107,9%) y equipo del hogar (+45,8%). La facturación de otros bienes, por su parte, se incrementó un 14,6% interanual.

Además, todos los modos de distribución registraron repuntes en las ventas. El mayor aumento lo experimentaron las grandes superficies, con un 46,4% más de facturación, seguido de las pequeñas cadenas (+35%), las empresas unilocalizadas (+13,4%) y las grandes cadenas (+4%).

Sin embargo, Campo (CEC) explica que la notable variación de las ventas del comercio minorista no es tanto un síntoma de recuperación sino de la «gran afectación» de la pandemia en el sector del comercio en 2020, sobre todo durante los primeros meses de la pandemia.  

Reactivación «muy lenta»: las ventas en rebajas serán un 30% inferior a 2019

En este sentido, veía “previsible” la notable moderación de las ventas en mayo respecto a abril porque en abril de 2020 todo el comercio no esencial permaneció cerrado mientras que a partir de mayo dio comenzó la desescalada, con la apertura de comercios de menos de 400 metros cuadrados, primero con cita previa, y en las siguientes semanas con aforo reducido al 30%. 

El consumo aún está teniendo una reactivación muy lenta como vemos en la variación mensual del ICM, a precios constantes entre los meses de mayo y abril que es del 0%”, ha apuntado Campo al respecto. 

En todo caso, confía en una reactivación ”ligeramente mayor” para los próximos meses, a tenor de indicadores como la confianza del consumidor que muestran una “tendencia al alza”. Las ventas por ahora siguen lejos de los niveles de consumo prepandemia. 

De cara a las rebajas de verano, desde la patronal del comercio auguran unas caídas de hasta el 30% respecto a 2019 en sectores como moda y calzado, que son los sectores que mayor aprovechamiento hacen de esta campaña.  

“Las ayudas llegan muy tarde”: pide un plan económico y coto a los hurtos 

El presidente de la patronal del pequeño y mediano comercio ha indicado a Economía Digital que los temás más urgentes que preocupan “enormemente” a la confederación son la solvencia de las empresas y especialmente los dilatados plazos desde la solicitud de una ayuda hasta su percepción. 

Ve necesario en el plan de ayudas directas contar con un importante apoyo presupuestario pero también que “lleguen a tiempo y ya se llega muy tarde”. Una empresa que es viables hoy, puede dejar de serlo mañana, urge establecer procedimientos administrativos eficaces y eficientes en la tramitación de estas ayudas”, ha considerado. 

 Igualmente, insta a comenzar a trabajar en el “día después”, siendo “imprescindible” abordar un plan económico y políticas concretas para el sector en estrecha colaboración con las organizaciones empresariales.

En esta línea, reclama campañas de sensibilización orientadas al consumidor y planes de digitalización a medida, especialmente orientados a la micropyme, que complementen y protejan el modelo tradicional de comercio, basado en la venta física.  

Además en un momento de “zozobra económica” como la actual, Campo ve “más necesario que nunca” que la Administración ponga coto al hurto multirreincidente en el comercio, al tiempo que reclama la constitución del consejo asesor de comercio de proximidad, que anunció la ministra Reyes Maroto en noviembre durante el Congreso Anual de CEC.