Ribera retoma su discurso antieléctricas ante los inversores internacionales

La vicepresidenta reitera ante el CEO de Endesa que vigila los beneficios de las eléctricas pese a que redujo el hachazo a las compañías

Teresa Ribera,interviene en la XII Edición de “Spain Investors Day” que se celebra este miércoles en Madrid. EFE/ Chema Moya

Teresa Ribera no entierra el hacha de guerra con las eléctricas y ha aprovechado el primer encuentro público del año para volver a lanzarles un mensaje: estará vigilante con las empresas del sector, están ganando mucho dinero, según la ministra, y estudiará incluso de qué manera estos beneficios podrían trasladarse a los hogares.

Si por algo estuvo marcado 2021 fue por la subida histórica del precio de la luz, pero también por el desafortunado intento del Gobierno de solventar la situación recortando los beneficios extraordinarios de las eléctricas. No sirvió de nada, solo para enfadar a los directivos del Ibex, quienes amenazaron con paralizar inversiones en proyectos renovables.   

El Ejecutivo tuvo que dar un paso atrás para no provocar un desastre mayor y aprobó otras medidas de carácter social para rebajar la factura de la luz. Pero ahora, que parecía que había llegado un periodo de tregua, la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha vuelto a atacar. 

Lo hacía este mismo miércoles, en público, ante periodistas e inversores internacionales en el marco del Spain Investors Day. Un evento, por cierto, patrocinado por Endesa y al que ha asistido su presidente, José Bogas, que ha escuchado desde primera fila el mensaje de la ministra. Ningún otro directivo del sector, como Francisco Reynés, de Naturgy, ni Ignacio Sánchez Galán, de Iberdrola.

La ministra ha seguido los pasos del primer ministro italiano, Mario Draghi, que esta semana advirtió que las empresas que han obtenido grandes ganancias con el aumento del precio del gas deberían compartirlas “con el resto de la sociedad”. 

En la misma línea, Teresa Ribera aseguraba este miércoles que está observando a las empresas que están ganando mucho dinero con los altos precios energéticos, para considerar en qué medida este dinero “debe devolverse a los hogares y familias”. En su opinión, esas ganancias deberían destinarse en parte a proporcionar “apoyo social” para acelerar la transformación energética o recursos para una mayor innovación. 

Y es que el Gobierno asume que la luz va a seguir subiendo, por eso no descarta volver a prorrogar la rebaja fiscal de la factura más allá de primavera y además prevé ampliar en los próximos días la base de beneficiarios del bono social térmico. La propia ministra explicaba que han detectado que en esta gran crisis se han incrementado las familias en riesgo de pobreza energética y por ello quieren ampliar la base de los beneficiarios de los mecanismos de apoyo social.  

De hecho, en los próximos días sacarán a información pública las propuestas de modificación del bono social térmico, ampliando la base de las familias que puedan beneficiarse de este fondo y facilitando el acceso.  

Al tiempo, Ribera insistía en que hay una carrera de fondo en el Gobierno para acelerar la transformación del sistema energético con el objetivo de que España pueda beneficiarnos de los costes bajos, de las soluciones renovables y la eficiencia. Y una gran parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, financiado con los fondos europeos, está volcado en esto.