El sector hotelero solo confía en las reservas de última hora para salvar el verano

Los hoteleros dan por perdido el verano a estas alturas, solo confían en las reservas a corto plazo en este mes de agoto

pecto de uno de los muchos hoteles cerrados en Barcelona por la crisis del coronavirus. EFE/Alejandro García

Aspecto de uno de los muchos hoteles cerrados en Barcelona por la crisis del coronavirus. EFE/Alejandro García

La quinta ola de la pandemia vuelve a dejar al sector turístico con la incertidumbre de qué pasará este mes de agosto, ya que julio no ha sido tan bueno como se esperaba. El sector ha sido el más castigado en la primera, segunda, tercera y cuarta ola. Principalmente porque en cada una de ellas se han puesto restricciones y se ha limitado la movilidad.

Es cierto que desde marzo de 2020 y hasta ahora, la situación ha mejorado, principalmente por el avance de la vacuna. Pero también es cierto que los expertos pronosticaron que este verano sería medio bueno, y sin embargo, la variante Delta no lo está permitiendo.

Desde la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), la vicepresidenta ejecutiva, Mar de Miguel, dice que con el 68% de los hoteles abiertos en la capital, la ocupación durante la última quincena de julio ha sido de entorno a un 44% y la previsión para la primera de agosto es del 34%.

«Tenemos que ser precavidos teniendo en cuenta que las reservas se siguen haciendo a última hora y se ve todo muy afectado por las restricciones que se imponen desde los distintos países e incluso de las comunidades autónomas» señala.

Aunque le consuela saber que al entrar Madrid en la lista de lugares patrimonio de la Unesco, suponga un aliciente para los visitantes. «Esperamos que esto suponga una reactivación de la ocupación. Aunque agosto no ha sido uno de los meses de mayor ocupación en Madrid tradicionalmente», reconoce.

Desde la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol, el vicepresidente ejecutivo, Javier Hernández, indica que cierran julio con un 62% de ocupación, y para agosto la previsión es casi la misma. Unas cifras «bastante bajas» con respecto al año de referencia, 2019, uno de los mejores demanda de alojamiento hotelero.  

«La quinta ola, y sobre todo el incremento de contagios de las últimas semanas, ha provocado estancamiento en la demanda de plazas o viajes procedente de mercados internacionales». Principalmente, la Costa del Sol es receptora de turismo de Alemania, Reino Unido, Francia, Holanda y Estados Unidos.

Y todos estos países han cambiado sus recomendaciones sobre viajar a España o han impuesto cuarentena en los últimos días. Desde la asociación explican que este estancamiento de demanda se ha contrarrestado «algo» con el aumento de demanda de mercado doméstico.

Pese a ello, Hernández se muestra claro: «damos por perdida la temporada alta porque los países no recomiendan viajar a España».

Unos turistas disfrutan de las buenas temperaturas en la playa de Las Vistas en la localidad de Los Cristianos (sur de Tenerife). EFE/Ramón de la Rocha/Archivo
Unos turistas disfrutan de las buenas temperaturas en la playa. EFE/Ramón de la Rocha/Archivo

Antes de empezar julio hicieron una encuesta y con ella pronosticaron que habría un 58% de ocupación en julio, finalmente ha subido 4 puntos, pero las cifras siguen muy lejos las de antes de la pandemia, reconoce. «En 2019 la ocupación subía entre 15-20 puntos de lo que preveíamos».

En la Costa del Sol, muy dependientes del turismo internacional tanto para la zona de playa como la de interior, tampoco creen que la cosa vaya a mejorar en septiembre. «El sector únicamente tiene la esperanza de un aumento de reservas de ultima hora cuando baje la tasa de contagios».

Aunque aclara, que esto ya ha dejado de ser un referente, pues el 54% de población ya está vacunada. Y recuerda que el certificado verde digital está activo y no es necesario hacer cuarentena si estás vacunado de las dos dosis.

«Tener un hotel medio vacío no ha pasado en la vida»

Desde la Asociación Provincial de Hoteles y Alojamientos Turísticos de Alicante explican que la previsión de agosto que hicieron el pasado 8 de julio, hace ya tres semanas, era de una ocupación del 70% para todos los hoteles de la ciudad.

Sin embargo ahora, les invade la incertidumbre pues de repente «no puedes salir de una población o tienes toque de queda a la 1» y en consecuencia, ha habido muchas cancelaciones tanto en julio, como para agosto. 

«Lo de tener un hotel medio vacío no ha pasado en la vida, confiamos en las reservas de última hora», concluyen.

Cristina Hidalgo