Abertis presenta el primer ERE tras el fin de los peajes de la AP-7 y la AP-2

La compañía participada por Atlantia y ACS reducirá la plantilla de Aulesa, que gestiona la AP-71 en León

José Aljaro, consejero delegado de Abertis

Abertis sigue reduciendo plantilla en España. Tras numerosos ERE en las autopistas que iba a perder, el gigante de los peajes controlado por la familia Benetton (Atlantia) y Florentino Pérez (ACS y Hochtief) ataca ahora concesionarias más pequeñas pero que aun tienen camino por delante. Ahora es el turno de Aulesa, que gestiona la AP-71 en Castilla y León.

La compañía que preside Marcelino Fernández Verdes está negociando con la plantilla de esta filial un ERE que afectaría a la mitad de los cobradores de los peajes, 14. Ambas partes se encuentran en periodo de consultas, que termina a finales de este mes y en el que se tiene que acordar la cifra final y la indemnización.

El motivo de este expediente de regulación, según han explicado fuentes de Abertis, es la puesta en marcha del plan de automatización de vías de peaje con los nuevos sistemas de pago.

La compañía que dirige José Aljaro tiene el sistema de telepeaje muy desarrollado en la mayoría de sus autopistas pero tenía esta pendiente. Su implantación supone menor uso de los cobradores, por lo que Aulesa ha decidido prescindir de la mitad de su plantilla de 28 personas dedicadas a dicha actividad.

Marcelino Fernández Verdes, presidente de Abertis. EFE

Abertis y el comité de empresa de la concesionaria han acordado que las salidas sean voluntarias en la medida de lo posible, si hay suficientes empleados dispuestos a aceptar la oferta, por lo que debe abrirse un periodo de adscripción al ERE. Las fuentes sindicales consultadas no han concretado la indemnización pero aseguran que estará muy por encima de los 20 días por año del despido objetivo.

Este es el quinto expediente de regulación de empleo del grupo Abertis en España en menos de dos años. La mayoría tuvieron como justificación el fin de los peajes decretado por los gobiernos español y catalán, pero este no es caso de la autopista leonesa. En el último, la compañía pagó 45 días por año trabajado a los afectados.

Abertis tiene la concesión de la AP-71 leonesa hasta 2055, por lo que será uno de los últimos peajes de España en desaparecer

Aulesa opera la AP-71, 38 kilómetros de autopista de peaje entre León y Astorga. Es una de las vías de pago con una vigencia más longeva en España: la concesión termina en el año 2055, por lo que si no hay una medida drástica por parte del Gobierno de Pedro Sánchez o posteriores, tardará más de 33 años en dejar los peajes y sumarse al sistema de pago por uso de autovías y autopistas que diseña Raquel Sánchez, si termina viendo la luz.

Abertis echa a más de 700 empleados en España en menos de 2 años

El primero de esta serie de EREs lo ejecutó a finales de 2019, por el fin de Aumar, que gestionaba la AP-7 sur y la AP-4, y que supuso la salida de los 136 empleados de la concesionaria que no fueron subrogados a la adjudicataria del mantenimiento de las autopistas.

Los dos siguientes, ya en 2020, fueron más generales y no eran por el fin inmediato de las concesiones pero sí se preparaba para las mismas. Afectaron a Acesa e Invicat, cuyos peajes iban a morir el 31 de agosto de 2021, Aucat y a los servicios centrales, y se llevaron 142 empleos en marzo y 120 en julio.

El último lo cerró este agosto, justo antes del fin de los peajes de la AP-7, la AP-2 y la C-32/33, que afectó a 340 empleados. Por tanto, Abertis ha pagado le indemnización de más de 700 personas en este tiempo mientras ha potenciado las inversiones en otros países que, a diferencia de España, sí están implantando autopistas de peaje u otros sistemas de pago por uso.

Xavier Alegret