Abertis cierra el despido de 340 empleados por el fin de las concesiones en Cataluña

El grupo controlado por los Benetton y Florentino Pérez pacta con los sindicatos las condiciones del ERE tras la liberalización de la AP-2 y la AP-7

Jose Aljaro, consejero delegado de Abertis. EFE

El final de las concesiones de algunas de las autopistas que recorren Cataluña este verano se saldará finalmente con el despido de 340 trabajadores. Abertis ha llegado a un acuerdo con los sindicatos mayoritarios en la mesa de negociación para fijar las condiciones definitivas de la salida que se materializará a finales de mes.

El grupo controlado por la familia Benetton y Florentino Pérez ha dado por resuelto así el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) fijado con motivo del vencimiento de los contratos de explotación de la AP-7 (La Jonquera-Salou) y la AP-2 (Zaragoza-Mediterráneo), así como de las C-31, C-32 y C-33 (Montgat-Palafolls), donde desaparecerán los peajes el 31 de agosto.

Las condiciones del ERE se han acordado con los representantes de los sindicatos mayoritarios (CCOO, UGT, USO, CGT y PITA), después de que los propios trabajadores hayan dado el visto bueno en una consulta abierta realizada a la plantilla. La propuesta llevaba sobre la mesa desde el pasado 16 de agosto.

Abertis ofrece una indemnización de 45 días por año trabajado

Así, se ha acordado el abono de 45 días por año trabajado para los empleados, una indemnización mínima de 45.000 euros para el personal que tenga acceso a una remuneración más baja y una compensación de hasta 7.500 euros adicionales para los trabajadores con una antigüedad superior a los 12 años en la empresa.

Abertis también se ha comprometido además a proporcionar un seguro médico durante el próximo año para los afectados que correrá a cargo de la empresa y un convenio especial de cotización para todos los mayores de 55 años.

Para intentar amortiguar el impacto de los despidos, el grupo de infraestructuras dará a todos los implicados un derecho preferente de contratación siempre que se necesite personal por parte de alguna empresa concesionaria hasta el año 2024. También orquestará un plan de recolocación externa para facilitar su reinserción en el mercado laboral.

La concesionaria Acesa concentra la mayor parte de los despidos

La decisión afectará principalmente a la plantilla de la concesionaria Acesa, la segunda más rentable de Abertis, que hasta ahora gestionaba la AP-2 y la AP-7 a su paso por Cataluña, por lo que concentrará 264 de los despidos. Otros 70 formarán parte de Invicat que tenía el control de las C-31, C-32 y C-33, mientras que apenas seis saldrán de Autopistas España.

Peaje de Martorell, gestionado por Abertis, que desaparecerá en septiembre. EFE

Todas quedarán liberalizadas a partir del 31 de agosto y su titularidad recaerá sobre el Estado, que todavía tiene pendiente aclarar cuál será el modelo de cobro de las carreteras en el futuro, conforme van finalizando las concesiones que siguen en marcha en el país.