Amazon busca en Irlanda un almacén anti-brexit

Amazon estaría buscando almacenes de más de 9.000 metros cuadrados y ha evaluado opciones a las afueras de Dublín, según Bloomberg

En los últimos años, Amazon ha ampliado su red logística con la apertura de nuevos almacenes en todo el mundo. En España, por ejemplo, ya cuenta con 6 centros de distribución para atender un volumen creciente de envíos, tras la apertura este verano de un almacén en O Porriño, en la provincia de Pontevedra. Mientras, en Europa, su próxima apertura podría estar más vinculada al brexit que a la expansión de su negocio.

Así, Amazon estaría buscando abrir su primer almacén en Irlanda para gestionar envíos procedentes de Reino Unido, según han adelantado a Bloomberg fuentes cercanas a esta operación. De este modo, la multinacional que lidera Jeff Bezos estaría buscando acortar los plazos de entrega en Irlanda y, al mismo tiempo, evitar trabas aduaneras en caso de que finalmente se produzca un Brexit sin acuerdo.

Bloomberg señala que Amazon estaría visitando almacenes en las afueras de la capital, Dublín, con la vista puesta en hacerse con un espacio de más de 9.000 metros cuadrados. Sin embargo, esas mismas fuentes aclaran al medio financiero que la compañía todavía no ha llegado a ningún acuerdo de alquiler y no hay certeza de que lo vaya a hacer.

La posible apertura de un centro logístico en Irlanda podría evitar quebraderos de cabeza a Amazon en caso de que Reino Unido no consiga cerrar un acuerdo de salida de la Unión Europea que garantice la libre circulación de bienes y mercancías entre ambas partes y especialmente hacia Irlanda, con la que Reino Unido comparte 500 kilómetros de frontera en Irlanda del Norte, además de varias rutas comerciales a través del mar de Irlanda.

Por ello, Bloomberg señala que grandes minoristas como el grupo británico Marks&Spencer o la propia Amazon serían vulnerables a un brexit sin acuerdo, dado que actualmente atienden los pedidos de clientes irlandeses desde centros logísticos emplazados en territorio británico. Al mismo tiempo, Amazon se ha embarcado en los últimos en años en la apertura de almacenes cercanos a grandes ciudades para mejorar sus tiempos de entrega.

En caso de que la compañía estadounidense termine por abrir un espacio logístico en Irlanda, supondría un cambio de estrategia respecto a este país, al que hasta ahora canalizaba parte de sus beneficios para aprovecharse de su régimen fiscal, más laxo que en el resto de la UE.

De hecho, a principios de diciembre, la organización británica de transparencia fiscal Fair Tax Mark desveló que las 6 mayores empresas de Silicon Valley, Amazon, Facebook, Apple, Netflix, Google y Microsoft, habían eludido el pago de en torno a 100.000 millones de dólares (sobre 90.300 millones de euros) en los impuestos en los últimos 10 años desviando parte de su factura fiscal a Irlanda, Países Bajos, Luxemburgo o las Islas Bermudas.

En concreto, Fair Tax Mark señalaba a Amazon como la empresa que lidera la lista de “mala conducta fiscal”, dado que pagó 3.400 millones de dólares (algo más de 3.000 millones de euros) en impuestos durante la última década, un 12,7% de su beneficio. Esa cantidad contrasta con el tipo del impuesto de sociedades en EE.UU., que era del 35% hasta 2017 y del 21% a partir de esa fecha.

Noticia original: Business Insider

Autor: Adrián Francisco Varela