Caixabank se une al plan de ayudas del Gobierno para los hipotecados

El banco catalán, que cuenta con el Estado como segundo accionista con el 16% del capital, es el primero en comunicar su adhesión

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar.

Caixabank se une al plan de ayudas aprobado por el Gobierno esta semana para los hipotecados vulnerables y de clase media que se hayan visto afectados por la subida del Euribor. El banco catalán, que cuenta con el Estado de segundo accionista al tener el 16% del capital, es el primero en comunicar su adhesión y lo hace en el mismo día que entra en vigor el Real Decreto.

La vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, aseguró el martes en el Consejo de Ministros que Caixabank estaría dentro. Sin embargo, desde la entidad explicaron que debían estudiar el texto en profundidad y después recibir la aprobación del Consejo de Administración, como finalmente ha ocurrido.

La entidad anuncia este jueves que el Consejo ha aprobado la adhesión a los Códigos de Buenas Prácticas que integran las medidas de apoyo a los hipotecados con dificultades y destacan que Caixabank ya ha realizado el 35% de las operaciones del conjunto del sector del Código que ya estaba vigente desde 2012.

“Vamos a adherirnos a las nuevas iniciativas porque somos los principales interesados en apoyar al conjunto de la sociedad y, especialmente, a nuestros clientes en dificultades. Lo hemos hecho siempre, lo hacemos en la actualidad y vamos a seguir haciéndolo en el futuro porque tenemos el compromiso y el deber de contribuir al bienestar económico y social del país”, destaca en un comunicado el presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri.

El consejero delegado, Gonzalo Gortázar, asegura que Caixabank “se encuentra en una posición muy sólida para seguir ayudando a familias y empresas, y para contribuir a que el impacto del deterioro económico que se pueda producir sea más moderado”.

Desde la Asociación Española de Banca, patronal de Santander, BBVA o Sabadell entre otras entidades, confirmaron el martes que a falta de revisar algunos detalles, hay «voluntad» de adhesión por parte de los principales bancos del país. Pero cada entidad tomará su decisión «cuando considere oportuno», revelaba la presidenta Alejandra Kindelán.

La banca reconocía el martes que el acuerdo llegó al Congreso sin que se hubieran aclarado «detalles técnicos» de estas ayudas. Unos detalles que tenían que matizarse para poder acogerse a las medidas, así que pidieron a Economía que antes de su aprobación definitiva en el BOE se modificaran.

Una vez hechos los cambios, la presidenta de AEB quiso confirmar que la intención del sector era sumarse al plan de ayudas, si bien, se ha negociado de manera conjunta durante más de un mes entre Economía y las patronales. La adhesión es voluntaria y el Gobierno ha dado un mes de plazo a las entidades para comunicar su decisión.

Cristina Hidalgo