Mundo EDestacado

Daurella prepara un ERE para el 10% de la plantilla de Coca-Cola en España

La embotelladora del popular refresco despedirá a 360 personas tras el cierre de la fábrica de Málaga

La presidenta de Coca-Cola European Partners, Sol Daurella. EFE/Ballesteros

La embotelladora de Coca-Cola en Europa anuncia un recorte de su plantilla en España del 10%. Coca-Cola European Partners (CCEP) se reunió este viernes con los trabajadores para advertirles de que prepara un expediente de regulación de empleo (ERE) para aproximadamente 360 personas repartidas entre el departamento comercial, de informática y la atención al cliente.

La compañía que preside la española Sol Daurella trabaja en los despidos después de anunciar a finales de 2020 el cierre de la fábrica que tiene en Málaga. Según defiende la empresa, ambos ajustes no tienen vinculación, ni entre ellos ni con el descenso del consumo del refresco en bares y restaurantes.

La organización asegura que el plan de recortes estaba previsto “desde hacía tiempo” y está vinculado con la reestructuración corporativa de la empresa. La firma dará más detalles a los sindicatos la semana que viene, cuando está previsto que se constituya la negociación del ERE con los representantes de la plantilla.

Coca-Cola no presentó ERTEs en 2020

Los despidos serán los primeros que la organización aplique a sus servicios centrales después de que ni siquiera recurriese a los ERTE durante los meses más duros de la pandemia. A pesar del descenso del consumo en la hostelería, el incremento de las ventas en los supermercados le sirvió para mitigar los efectos del coronavirus.

“Según nos informan, la decisión obedece a un cambio de modelo y no por la situación actual de pandemia. La empresa no aporta ningún tipo de información detallada e indican que se irá trasladando a cada una de las representaciones de los trabajadores correspondientes de una manera oficial”, explicaron fuentes sindicales a Europa Press.

De este modo, los sindicatos solicitan ahora una solución negociada con la empresa para evitar salidas traumáticas. De no alcanzarse, advierten que defenderán “hasta las últimas consecuencias” cada uno de los puestos de trabajo.