El frío y las fiestas agudizan la división entre las grandes eléctricas

Endesa no consigue mejorar la venta de electricidad pese a la subida del consumo mientras Naturgy e Iberdrola se le acercan

Factura de la luz. EFE

El frío y las fiestas agudizan la división entre las grandes eléctricas. EFE

La llegada del frío y las fiestas navideñas recuperaron en diciembre el consumo eléctrico. Algunas distribuidoras incluso mejoraron el volumen de energía que sirvieron a sus clientes con respecto al año anterior, pre-pandemia, pero hay una compañía que no logra remontar: se trata de Endesa, la primera eléctrica de España.

El año 2020 terminó con cierta recuperación para las grandes compañías del sector, pero también se agudizó la diferencia entre ellas. Según un informe de la consultora energética JQ Advisors, mientras “Iberdrola y Naturgy suministraron más energía a sus clientes que el mismo mes del año anterior”, Endesa, en cambio, vendió un 3,3% menos.

Indica, en cambio, que la compañía que dirige José Bogas sí que notó la recuperación, ya que su descenso interanual en noviembre rozó el 12%. Aun así, con una subida del 4,8% de la que preside Francisco Reynés y del 0,2% de la de Ignacio Sánchez Galán, la ventaja de Endesa con respecto a sus grandes competidores se va haciendo más pequeña.

“El consumo eléctrico es un perfecto indicador de la economía y llevamos varios meses que son un auténtico carrusel de subidas y bajadas”, indica Jaime Jaquotot, socio de JQ Advisors. “El consumo se recuperó en octubre a niveles precrisis, volvió a caer en noviembre con la restitución de medidas de confinamiento y ha vuelto a subir a niveles previos a la crisis sanitaria en diciembre”, añade.

En el último mes del año, los principales factores fueron climatológicos y también sociales y políticos. “La recuperación del consumo eléctrico se debió principalmente a la bajada de las temperaturas y a la relajación de las medidas de confinamiento” como consecuencia de las fiestas navideñas, por las que se permitieron reuniones familiares aunque limitadas.

La fiesta en diciembre, sin embargo, fue por barrios. Tras el podio, las dos distribuidoras que copan el top 5 compraron menos energía que en el mismo mes de 2019. EDP un 5,2% menos y Repsol, un 10% menos. Fortia, especializada en clientes industriales, suministró un 10,9% más, lo que indica que el sector secundario funcionó a buen ritmo a finales de año.

En enero se prevé que el consumo siga al alza pese al encarecimiento de la factura, que se debe, de hecho, al crecimiento de la demanda. Cuando se necesita mucha electricidad, las productoras tienen que utilizar todas sus centrales y el precio que fija el de mercado es el de las más caras, las de ciclo combinado.

“Aunque todavía estamos muy lejos de recuperar la actividad económica, el consumo nacional se mantendrá bastante alto a causa de la ola de frío tras el paso de la borrasca Filomena, que está causando que haya días con precios récord en el mercado mayorista”, asegura JQ Advisors. Prevé, sin embargo, que “tras la ola y con la entrada en funcionamiento de más centrales renovables, los precios volverán a bajar gradualmente a niveles similares a los últimos meses”.

Los nuevos actores de la distribución presentan altibajos

La liberalización del mercado minorista de electricidad abrió enormemente el abanico de comercializadoras. Emprendedores, pequeñas empresas y cooperativas se lanzaron a por los clientes, y también grandes compañías de otros sectores. Es el caso de las petroleras.

Repsol entró directamente comprando la cartera de Viesgo, y aunque la ha hecho crecer superando el millón de clientes, en 2020 ha visto como la electricidad que vendía bajaba. Cepsa también ha entrado y, si bien es más pequeña –su posición en el ranking es la 15, mientras que Repsol es la quinta–, presenta mejoras de más del 40% a final de año.

“La recuperación del consumo eléctrico se debe a la bajada de las temperaturas y a la relajación del confinamiento”

JQ Advisors

Total es otro caso de apuesta por el mercado minorista en España. La petrolera francesa compró a EDP su cartera de clientes minoristas, por lo que presenta crecimientos de más del 30% mientras la petrolera ve caer su negocio, aunque en la operación se quedó a los grandes clientes, las empresas, por lo que retuvo la mayoría de su negocio.

“El mercado eléctrico es realmente dinámico en lo que se refiere a la entrada de nuevas eléctricas que aumentan el grado de competencia y multiplican las opciones para los consumidores, con crecimiento de eléctricas emergentes como Eleia, Visalia, Nufri, Helioelec, Foener y otras que presentan crecimientos superiores al 30% a pesar de la crisis sanitaria”, aseguran desde JQ Advisors.

También destaca un cambio en la sociedad, con cada vez más preocupación por el medio ambiente, lo que ha hecho proliferar el número de empresas que solo ofertan energía de fuentes renovables, como Som Energía, Juan Energy o Luz Solidaria.