Las sociedades españolas de los banqueros Eskenazi, cerca de tomar el 51% de la petrolera argentina YPF

Las sociedades españolas de los Eskenazi requieren a la Justicia estadounidense el embargo del 51% de la petrolera estatal argentina YPF.

Sede de YPF. Foto EFE-David Fernández

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Petersen Energía y Petersen Energía Inversora, las sociedades domiciliadas en Madrid de la familia argentina de banqueros Eskenazi, que tenían el 25% de la petrolera argentina YPF cuando fue expropiada irregularmente a Repsol en el año 2011, podrían hacerse con la mayoría del capital de la compañía si la Juez Loretto Preska, de Nueva York, accede a su última reclamación.

Las firmas madrileñas de los Eskenazi se declararon en concurso de acreedores en 2012, al no poder afrontar el pago de los préstamos recibidos para comprar sus acciones en la petrolera, por un importe aproximado de 1.500 millones de euros.

La administración concursal designada por el Juez en España decidió demandar en Estados Unidos a Argentina por la expropiación, ya que mientras que Repsol fue indemnizada con 5.000 millones de euros, las sociedades de los banqueros argentinos fueron ignoradas.

La decisión del embargo de las acciones de YPF posiblemente sea comunicada el próximo mes de junio

El pasado mes de septiembre, la Juez Loretto Preska, de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, en una sentencia histórica, condenó a Argentina a pagar una indemnización de 16.100 millones de dólares a los denunciantes de la expropiación de la petrolera. Las sociedades de los Eskenazi recibirán 14.385 millones de dólares, de los que 7.533 lo son por daños y 6.582 millones por intereses del 8%.

A pesar de que el nuevo presidente de Argentina, Javier Milei, aseguró durante la campaña electoral, el pasado año, que el país acataría la sentencia, la Administración argentina trata ahora de demorar el proceso y esquivar un pago multimillonario en un momento de profunda crisis económica e inflación desatada.

Los representantes legales de las sociedades españolas de los Esquenazi han requerido ahora a la Juez de Nueva York el embargo del 51% de YPF, en cumplimiento de la sentencia de septiembre y ante la aparente negativa del país de comenzar los pagos debidos o iniciar una negociación para ello.

De acuerdo a fuentes conocedoras del proceso consultadas por este diario, Argentina tratará de evadir el requerimiento de los acreedores de YPF argumentando que una medida así necesita la aprobación de la mayoría del Congreso. Por otro lado, la Justicia estadounidense tratará de hacer valer su posición al ser la petrolera argentina una compañía cotizada en Wall Street.

Las mismas fuentes estiman que el embargo de las acciones de YPF podría ser decretado por la magistrada estadounidense a principios del próximo mes de junio.

Teniendo en cuenta la férrea postura de la Juez Preska en el asunto, no solo tras firmar la sentencia de septiembre, también al advertir a Argentina sobre las consecuencias de evadir sus responsabilidades con la Justicia estadounidense, las fuentes consultadas dan altas probabilidades a que, finalmente, pueda ser embargado el 51% de YPF en favor de las sociedades españolas de los Eskenazi.

El pasado mes de noviembre, la misma Juez Loretto Preska declaró que las acciones de la petrolera argentina podrían ser empleadas como garantía para evitar embargos de bienes públicos del país por parte de los acreedores.

Milei aseguró que Argentina acataría la sentencia que condena al país al pago de 16.100 millones, pero hasta ahora ha esquivado la decisión de la Juez de Nueva York

En enero, la Juez advirtió que habían transcurrido casi cuatro meses desde que se dictara la sentencia de 15 de septiembre de 2013. «Durante este tiempo, la República ha tomado una variedad de acciones (…) para retrasar y eludir sus obligaciones«, afirmó.

La República de Argentina «no ha hecho ningún esfuerzo por satisfacer las condiciones requeridas (…)» y ha demostrado «una aparente intención de aprovechar la práctica de la transición de las administraciones para eludir sus obligaciones ante la sentencia definitiva, y no consta ningún intento de pago», subrayó.

El presidente Javier Milei dio muestras durante la campaña electoral, y al principio de su mandato, de asumir la sentencia de Nueva York.

Javier Milei jura como presidente de Argentina, el domingo 10 de diciembre. EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

«Tenemos un problema porque la plata no la tenemos, esa es la realidad», dijo Milei en diciembre, en su primera entrevista como Presidente. «Pero sí tenemos la voluntad de pagar«, aseguró. Y manifestó que había pensado en imponer un impuesto denominado «tasa Kicillof», en alusión al exMinistro de Economía con Cristina Fernández de Kirchner, Axel Kicillof, en la actualidad Gobernador de Buenos Aires, para recaudar los fondos necesarios con los que afrontar la condena.

Sin embargo, bajo la presidencia de Milei, Argentina no ha dado ninguna muestra real de pretender pagar a los acreedores de YPF. Ha solicitado cartas de apoyo, y recibidas, de los Gobiernos de otros países muy alejados de la ideología radicalmente liberal de Milei, como México o Brasil, y no ha efectuado pago alguno.

Ahora, Argentina se arriesga a perder la mayoría del capital de la petrolera estatal YPF. El mismo porcentaje, el 51% del accionariado, que expropió irregularmente a Repsol hace trece años, y por el que acabó pagando 5.000 millones.

Pero ni siquiera el embargo de la mayoría del capital de la compañía argentina, con un valor total de mercado en la actualidad de unos 8.000 millones de dólares, sería suficiente para cumplir con la sentencia de la Juez de Nueva York. El problema de YPF amenaza con elevar aun más la tensión en la Argentina de Milei

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp