EVO, la asignatura pendiente de Bankinter: la captación de clientes cae en 2021

La CEO de Bankinter desvela que el plan para EVO es llegar a break even cuando cierre 2023, habrá que esperar al siguiente ejercicio para ver beneficios

María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter.

EVO, el banco digital que Bankinter adquirió en 2019, sigue sin ser rentable. La consejera delegada del grupo, María Dolores Dancausa, ha defendido desde su adquisición que no empecería a serlo hasta 2023. Ese era el año fijado para que reportara sus primeros beneficios, de hecho, se esperaba que aportara entorno a un 10% de los ingresos totales. 

Este jueves, durante la presentación de resultados, la CEO señalaba que el plan para EVO Banco “es llegar a break even cuando cierre 2023”, es decir, que habrá que esperar a las cuentas del siguiente ejercicio para ver beneficios. Asimismo, la entidad también ha tropezado con el número de clientes. 

Cuando Bankinter se quedó EVO ya aportaba unos 452.000 clientes y Dancausa se propuso entonces superar el millón durante 2021. Las cifras le acompañaron en 2020, según reflejan sus cuentas, cerró ese ejercicio con 878.800 y esto suponía un aumento del 48%. 

Ese año, el banco digital que dirige Eduardo Ozaita eliminó todas las comisiones y condiciones para ser cliente de la entidad lo que provocó una entrada masiva de clientes ante la subida de comisiones en toda la banca. Además, puso en marcha de una nueva banca móvil que permite, entre otras cosas, la contratación online de todos los productos, la gestión automatizada de carteras de inversión y el análisis inteligente de la actividad financiera. 

Pero los datos presentados por EVO muestran un importante frenazo en el ritmo de captación el año pasado. Si en 2020 se unieron a la entidad casi medio millón de clientes, en 2021 solo lo hicieron algo más de 66.000. Con todo, cerró el ejercicio con 944.400 clientes, de los que 678.000 son clientes financieros y 266.000 no financieros.

El banco entiende por no financieros aquellos usuarios que no tienen vinculación pero sí acceso a la plataforma (e-commerce EVO Store) o usan la app móvil como agregador de cuentas, por ejemplo. En cuanto al frenazo de captación de nuevos clientes, EVO explica que el objetivo durante 2019 y 2020 era crecer mucho y todos los esfuerzos estaban volcados en esto, pero en 2021 «una vez se ha alcanzado un volumen suficiente» se han centrado en consolidar, en conseguir que todos los usuarios conviertan a EVO en su banco principal.

Donde sí ha acelerado el banco es en inversión crediticia, alcanzando los 1.860 millones de euros frente a los 1.300 millones que tenía en préstamos cuando fue adquirido por Bankinter. También ha cerrado un buen ejercicio en producción hipotecaria, aunque esto ha ocurrido en todo el sector bancario, que han vivido un año récord.

En EVO, el volumen de nuevas hipotecas contratadas en el año ascendió a 729 millones de euros frente a los 395 millones de un año atrás y los 112 millones de 2019. EVO ha volcado buena parte de su estrategia comercial en las hipotecas y durante 2020 lanzó la primera hipoteca 100% digital. 

En general, el grupo Bankinter ha cerrado 2021 como uno de los mejores ejercicios de su historia en formalización de hipotecas, alcanzando el 9% de cuota de mercado. Según los datos aportado por el banco, la nueva producción -incluyendo EVO- alcanzó los 5.900 millones de euros, un 58% más que el año anterior. 

La propia Dancausa explicaba que la compraventa de viviendas está creciendo mucho y aunque sus cifras responden a una tendencia observada en todo el sector, ponía de relieve que, en su caso, los hipotecados tienen rentas medias y altas, y son bastante rentables, alejando así el rumor sobre una nueva burbuja inmobiliaria de la que ha advertido el propio Banco Central Europeo. 

El vicepresidente, Luis de Guindos, se ha referido al asunto señalando que la situación de sobrevaloración observada en ciertos mercados residenciales está siendo cada vez “más extendida” en Europa y es una fuente de preocupación para la institución. También lo había indicado así en su último informe de estabilidad financiera. 

En Bankinter, además, han notado una buena entrada de clientes con motivo de las hipotecas. Así, el saldo de cuentas nómina en España, su producto estrella, se eleva hasta los 14.900 millones de euros desde los 12.700 millones de 2020. La entidad defiende que ha mantenido invariable sus condiciones desde hace casi diez años, de ahí su éxito, y que además bajó el umbral mínimo de ingresos de 1.000 a 800 euros.  

Sobre esto último, la consejera delegada indicaba que no tienen previsión de bajarlo más. “Es un producto que nos da resultados magníficos precisamente por no cambiar sus condiciones, aunque subieran los tipos de interés las condiciones no se van a alterar”. 

En cuanto a la entrada de clientes en la cabecera del grupo, aseguraba que la mayoría proceden de la Cuenta Nómina, pero no todos. En este sentido, descartaba una fuga de clientes hacia Bankinter de personas procedentes de bancos como Caixabank o Unicaja que se han fusionado en el último año. 

«Las fusiones son momentos de oportunidad para los que estamos centrados en no despedir gente, pero los clientes vienen de muchos sitios, no especialmente de estas entidades”. Dancausa asegura que los niveles de captación son consistentes con años anteriores. Al tiempo, presumía de no haber cerrado oficinas durante la pandemia ni haber reducido el horario de atención al público como si ha hecho el resto del sector.  

Cristina Hidalgo