Grifols tendrá un tratamiento contra el coronavirus en julio

La compañía catalana ganó un 63% más en el primer semestre y augura que tendrá sus propios tests para detectar el coronavirus en pocas semanas

En la carrera para encontrar tratamientos para frenar el coronavirus, Grifols parece llevar una de las posiciones delanteras. A la espera de una vacuna que presumiblemente no llegará hasta 2021, la cotizada catalana informó este martes que en julio confía en tener disponible un plasma hiperinmune que ayudaría a curar la Covid-19 entre los pacientes infectados.

En la presentación de resultados del primer trimestre de 2020, la compañía de hemoderivados defendió que “el desarrollo de una inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2 podría estar disponible a mediados de julio”. Para ello, trabaja de la mano de la U.S. Food and Drug Administration (FDA, por sus siglas en inglés) así como las autoridades sanitarias de España y Alemania con tal de tener disponible el tratamiento lo antes posible.

Grifols ya avisó que pondrá a disposición del proyecto su red de centros de donación aprobados por la FDA, organismo del Gobierno que regula los medicamentos en EEUU, que examinará e identificará a los donantes, junto a otros organismos de salud estadounidenses, y procesará el plasma para producir las inmunoglobulinas hiperinmunes en sus instalaciones especialmente diseñadas y aisladas para enfermedades infecciosas en Clayton (Carolina del Norte, EEUU).

A la espera del tratamiento, la empresa codirigida por Raimon y Víctor Grífols también aceleró el desarrollo de una prueba diagnóstica “de alta sensibilidad” para detectar el coronavirus. De hecho, Grifols presume de tener una técnica de mayor precisión que los test PCR que “además de una elevada sensibilidad analítica, se adapta a grandes volúmenes de muestras de forma automatizada”.

Las pruebas se podrían procesar en equipos automáticos con una capacidad para analizar más de 1.000 muestras al día, añadió la multinacional.

Grifols gana más gracias a su alianza China

Pero más allá de presentar sus avances en la batalla frente al Covid-19, la empresa también hizo públicos sus resultados del primer trimestre de 2020. La compañía ganó 186,4 millones de euros, el 63% más que en el mismo período de 2019. La razón principal: el impacto positivo de la adquisición del 26,20% de Shanghai Raas.

La firma catalana matizó que, sin tener en cuenta los efectos extraordinarios, el incremento de su beneficio habría sido del 8% y haría alcanzado los 153,1 millones.

Pese a la pandemia, la organización mantiene operativos sus centros de plasma, sus complejos industriales y su red industrial para seguir haciendo posible la producción y el suministro de medicamentos plasmáticos, soluciones diagnósticas y hospitalarias con las mínimas demoras posibles.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.