IAG lleva a la Audiencia Nacional su pulso con Hacienda

La compañía tiene pendiente el pago de 90 millones al fisco tras la fusión entre Iberia y British Airways

La pugna ha saltado de los tribunales económicos-administrativos a los ordinarios. IAG no está conforme con el acta de liquidación de impuestos que el fisco levantó entre 2011 y 2014 y quiere luchar hasta las últimas consecuencias. Ahora, será la Audiencia Nacional quien tenga la última palabra y decida si la compañía británico-española debe o no pagar 92 millones de euros a Hacienda.

El conflicto tiene su origen en una acta por la liquidación del impuesto de sociedades relacionada con la fusión entre British Airways e Iberia, concretamente tras las primeras ganancias declaradas y el consiguiente pago de impuestos.

La Agencia Tributaria española levantó a IAG una acta que ascendía a aproximadamente 69 millones de euros, pero con el paso de los años la cifra ya ronda los 90 millones de euros. A cierre de este 2020 la cifra ha aumentado en dos millones más con motivos de los intereses generados en la demora del pago.

Desde los inicios de este conflicto, IAG no ha dejado de chocar con Hacienda en los tribunales. Primero, presentó una reclamación ante el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC), como primer paso para mostrarse disconforme por esta decisión. Pero el 23 de octubre de 2019, el TEAC, un órgano independiente de la administración pero adscrito al Ministerio de Hacienda, falló a favor de la Agencia Tributaria española. 

Los tribunales de Hacienda no dieron la razón a IAG en un primer momento

Agotada la vía de los tribunales económicos-administrativos, IAG no se quedó ahí y recurrió esta resolución ante la Audiencia Nacional el pasado 20 de diciembre de 2019. Más tarde, el 24 de julio de 2020 presentó escrito de demanda sobre este asunto. 

IAG espera una resolución definitiva en 2022

Ahora, la pelota está en el tejado del alto tribunal, quien tendrá la última palabra. Sin embargo, IAG ha comunicado en su informe consolidado sobre las cuentas de 2020 que no cree que la Audiencia Nacional resuelva el entuerto hasta el próximo 2022.

Sobre el porqué de su insistencia, IAG cuestiona “los argumentos técnicos del acuerdo de liquidación y el fallo del TEAC, tanto en lo que respecta a si se produjo una ganancia tributable como en lo que respecta a la cuantía de la potencial ganancia, si fuera el caso”, explica en la documentación remitida recientemente al regulador bursátil.

La compañía cree que tiene argumentos sólidos para apoyar sus alegaciones y no considera necesario hacer una provisión por este concepto. Por tanto, siguiendo la documentación consultada, ha reconocido este asunto como un pasivo contingente, es decir, como una obligación de pago que puede o no llegar a ser exigida.

Pérdidas de más de 6.900 millones por el coronavirus

Al margen de los litigios por resolver, IAG detalló en sus cuentas el estado económico de la compañía. Como era de esperar, la crisis del coronavirus lastimó sus resultados y llevó a la firma británico-española a cerrar el año con pérdidas de 6.923 millones de euros.

El motivo principal fue la caída del tráfico de pasajeros por las restricciones a la movilidad. Como muestra, un dato: el grupo transportó un 33,5% del pasaje total respecto a los registrados en 2019.

Es pronto para aventurarse al futuro, pero IAG afirma que para el primer trimestre de este 2021 la capacidad estará en torno al 20% de la registrada en ese mismo periodo de 2019. Pero advierte: los datos siguen siendo inciertos y están sujetos a revisión.

La nota más positiva estuvo en el refuerzo de la liquidez. El grupo de aerolíneas se aseguró financiación adicional por 3.400 millones de euros en el cuarto trimestre del año. Gracias a la obtención de préstamos y a operaciones de venta y arrendamiento posterior, IAG explicó que su nivel de liquidez (10.300 millones de euros) es superior a los tiempos pre-covid.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.