IAG no ve el final del túnel: pierde más de 5.500 millones hasta septiembre

El dueño de Iberia y Vueling ahonda en sus números rojos y lamenta que el tráfico aéreo no recuperará niveles previos a la pandemia hasta 2023

International Airlines Group (IAG) ya contabiliza pérdidas por 5.567 millones de euros por culpa del coronavirus. El grupo aeronáutico que engloba a Iberia, Vueling, British Airways y Aer Lingus registró unos números rojos de récord en los primeros nueve meses de 2020 por culpa de las restricciones al tráfico aéreo impuestas alrededor del planeta para limitar la transmisión de la Covid-19.

En un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía que preside el español Luis Gallego comparó las cifras con los 1.814 millones que había ganado en el mismo periodo del año anterior. Además, la recuperación parece lejana: en le tercer trimestre el agujero fue de 1.761 millones frente a los beneficios de 1.008 millones del periodo comparable.

Hasta septiembre, los ingresos habían caído un 66% hasta los 6.565 millones. El dato es incluso peor si solo se toma como referencia el último trimestre, cuando el desplome fue del 82,9% hasta los 1.239 millones de euros.

Mientras, el gasto operativo solamente bajó el 54% hasta los 205 millones de euros a la semana gracias, básicamente, a la reducción de costes de personal obtenidos con los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en España y los programas equiparables en Reino Unido e Irlanda.

La operativa de IAG cae casi un 80%

Pero el recorte del gasto puede no ser suficiente con una reducción de la operativa que cayó casi un 80% en los últimos tres meses. Para hacer frente a la nueva realidad, IAG luce una liquidez de 6.600 millones de euros: 5.011 millones en efectivo –una partida que se ha reducido en 1.672 millones desde comienzos de año– y 1.600 millones en líneas de financiación.

Además, el conglomerado aéreo logró 2.700 millones extra con la ampliación de capital realizada este mes.

Con todo, el pesimismo es evidente en la cotizada, que admitió no vislumbrar síntomas “inmediatos” de recuperación del tráfico y aspira a que la capacidad en lo que resta de año no supere el 30% de los últimos meses de 2019. 

De hecho, Gallego estima que la demanda no recuperará los niveles previos a la pandemia hasta el año 2023. Para agilizar la vuelta a la normalidad, el directivo pidió a los gobiernos que pongan fin a los “constantes” cambios en las restricciones aéreas, lo que genera incertidumbre en los pasajeros y dificulta la planificación.