IFM intensifica los contactos con el Gobierno para presentarle la oferta por Naturgy en pocos días

El fondo se apoya en BNP Paribas y el Santander para garantizar el pago de 5.060 millones por el 22,7% de la energética

La ministra de Industria, Reyes Maroto, con Pedro Sánchez. EFE

El fondo australiano IFM presentó este viernes la oferta por el 22,689% de Naturgy ante la CNMV, pero le queda trabajo por delante. Debe también hacerla llegar al Gobierno, en concreto al Ministerio de Industria, pero todavía no lo ha hecho y el tiempo apremia pues luego el Consejo de Ministros tiene hasta seis meses para aprobar –o no– la compra.

Fuentes de IFM admitieron a Economía Digital que todavía no tienen toda la documentación que deben remitir a la dirección general de Comercio Internacional e Inversiones del Ministerio de Industria y no saben cuando la tendrán, para poder hacer llegar la oferta al Gobierno.

Para resolverlo cuanto antes, el fondo australiano está desde hace días en contacto con el Ministerio de Industria para que le aclare la documentación que tiene que presentar y ser capaz de satisfacer todas sus exigencias.

Este paso es clave pues aunque han encendido el reloj de la CNMV, no ha hecho lo mismo con el del decreto anti-opas, cuya cuenta atrás parece tener más cifras. Tampoco es matemático, pues la CNMV, aunque tiene 20 días, puede parar el cronómetro siempre que quiera, si necesita más información o algo no le queda claro.

Francisco Reynés, presidente de Naturgy. EFE

También es clave porque se da por hecho que la CNMV no aprobará la opa hasta que el Consejo de Ministros se incline. Si lo hiciera antes podría condicionar la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez y, en caso de optar por la negativa, podría generarse un conflicto que podría llegar a los juzgados.

Además, IFM tiene que lidiar con otras autorizaciones. Según comunicó este viernes, la oferta se ha presentado también ante la Comisión Federal de Competencia Económica de Méjico, uno de los mercados latinoamericanos donde Naturgy cuenta con una filial.

El proceso, en cualquier caso, no será corto. Y eso si no hay una contraoferta, lo que podría alargarlo mucho más. Por lo que respecta al Gobierno, será industria quien tendrá que hacer un informe, aunque puede pedir opinión a Economía y Transición Ecológica, y llevarlo al Consejo de Ministros, que decidirá.

A quien no pedirá opinión será ni a Naturgy ni a sus accionistas. Mientras que GIP y CVC ya han manifestado su voluntad de mantener ese algo más del 20% que tienen cada uno –y así lo comunicado IFM a la CNMV–, Criteria no se ha pronunciado y su opinión puede ser clave.

La Caixa sigue esperando

La presentación oficial de la opa este viernes no cambia de momento la posición de la Fundación Bancaria La Caixa. Fuentes cercanas a la institución catalana aseguran que Isidro Fainé quiere aprovechar el tiempo que queda para que se den las autorizaciones para pensar bien si acepta la opa y cobra hasta 5.000 millones o mantiene a la primera fuente de la obra social de La Caixa.

El fondo asegura que cuenta tanto con Criteria como socio, pues coinciden en su voluntad de invertir a largo plazo, como con que Francisco Reynés siga y lo haga con una línea continuista. Pero habrá que ver qué decide Fainé y si resiste las presiones que, probablemente, recibirá para que no desespañolice la energética.

IFM no ha dado mucha información más acerca de su oferta ni de sus intenciones en la compañía. En el anuncio de este viernes, sí admitió contar con el apoyo de BNP Paribas como avalista de los 5.060 millones de euros que necesitará para pagar la opa si llega al 100% de su objetivo, y con el apoyo del Santander como intermediario y liquidador de la oferta. También con Credit Suisse y Linklaters como asesores.