Meliá pincha también en Canarias y cierra un año aciago en España

La compañía dirigida por Gabriel Escarrer operó con siete hoteles en la región más importante para la recta final del año

Meliá confesó que el último trimestre del año en España se decidía en Canarias. La compañía hotelera afirmó en sus últimos resultados que todo el “foco vacacional” para la recta final de 2020 estaba en las islas, donde ha cerrado el periodo con un 25% de ocupación.

Son datos atípicos y desconocidos hasta ahora para una hotelera, pero que están en la línea de lo que el resto de compañías del sector ha sufrido con motivo del coronavirus y las restricciones a la movilidad que se han decretado para frenar la propagación de la pandemia.

Según ha podido saber Economía Digital de fuentes de la cotizada española, las expectativas iniciales eran un poco superiores, pero los cierres de los corredores seguros que se habían abierto con países extranjeros como Reino UnidoAlemania, junto al posterior lockdown parcial decretado por las islas, hicieron que las reservas bajaran mucho.

La compañía dirigida por Gabriel Escarrer, que cuenta con aproximadamente 23 hoteles en Canarias (cerca del 16% de toda su cartera nacional), aclara que operó en las islas con siete de sus hoteles. Los establecimientos que tuvieron sus puertas abiertas fueron Gran Meliá Palacio de Isora (Tenerife), Meliá Salinas (Lanzarote), Sol Tenerife, Sol Lanzarote, Meliá Fuerteventura, Innside Fuerteventura y Meliá Tamarindos (Gran Canaria).

Meliá baraja nuevos cierres temporales de hoteles en Canarias para este inicio de año

Ya pensando en este 2021, desde la hotelera trasladan que han abierto el Meliá Hacienda del Conde (Tenerife) y se disponen a cerrar el Meliá Tamarindos (Gran Canaria). No se descarta que, en función de la evolución de la pandemia, se cierre otro hotel en Tenerife y otro en Lanzarote, temporalmente.

“El periodo de cierre es imprevisible, pues la visibilidad actual es a muy corto plazo”, dicen al respecto.

Todo el “foco vacacional” en Canarias

Los datos de Meliá en Canarias son un termómetro para conocer posteriormente el resultado económico de la compañía en 2020. Al cierre del tercer trimestre, la empresa comunicó que para los meses de octubre, noviembre y diciembre recaería “todo el foco vacacional” en las islas.

En la misma información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Meliá aseguró que Canarias había visto activado al cliente nacional de última hora y se había comportado como una de las zonas con mejor ocupación.

La confianza en Canarias se debe, entre otros motivos, a que el grueso del negocio de Meliá es fundamentalmente vacacional, pues su origen está en el segmento de los resorts, que continúa siendo el predominante (60% de las habitaciones totales). A ello hay que sumar las pocas esperanzas en el sector urbano, que mostró un comportamiento dispar durante el último trimestre (julio-septiembre).

Meliá perdió 496,6 millones de euros entre enero y septiembre

Las ciudades principales como Madrid y Barcelona obtuvieron resultados más discretos por la ausencia, por ejemplo, del segmento MICE (Meetings, Incentives, Conventions and Events), en el que se engloban las actividades por la asistencia a reuniones de negocio, congresos o cualquier otro evento organizado con motivos profesionales.

Meliá, como el resto de hoteleras, ha registrado pérdidas durante los tres primeros trimestres con motivo del coronavirus. Hasta el momento, se había anotado pérdidas por valor de 469,6 millones de euros entre enero y septiembre, evidenciando que la combinación de las restricciones a la movilidad, las imposiciones de cuarentenas y los vetos desde países extranjeros tienen consecuencias negativas sobre la industria.