Clemente: Merlin tiene músculo para desarrollar solo Castellana Norte

El presidente de la socimi reconoce que ahora no mantiene contactos con BBVA y que espera con interés a que el banco tome una decisión

La operación Castellana Norte gusta mucho a Merlin Properties pero a su consejero delegado, Ismael Clemente, le seduce aún más. Por eso, la socimi ha mantenido contactos para comprar el 75% que tiene BBVA y sumarlo al 14% que ya posee, lo que le daría completamente los mandos a Merlin de la gran operación inmobiliaria que convertirá a Madrid en una de las ciudades más modernas y con mejores infraestructuras del mundo. 

Tanto es así que Clemente no tiene ninguna duda de que la compañía podría asumir este desarrollo en solitario, con su propio músculo financiero, según ha explicado el ejecutivo en una entrevista que este viernes publica INVERSIÓN y que ya está disponible en los quioscos y las principales plataformas digitales

Merlin ha llegado hasta aquí para aportar su experiencia en promoción urbanística y comercialización y porque el máximo ejecutivo de la compañía está convencido de que Castellana Norte le daría a Madrid «un distrito financiero digno de tal nombre y un atractivo estratosférico en comparación con otras ciudades europeas». 

Clemente es consciente de que BBVA tiene que considerar muchas variables antes de decidir si mantiene su participación o se deshace de ella, y aunque ahora mismo no hay conversaciones abiertas, se arma de paciencia y asegura que «nosotros hasta entonces lo único que podemos hacer es esperar».

Además, el directivo deshace el mito de los inversores extranjeros en el inmobiliario español y recalca que el grupo podría asumir el desarrollo de Castellana Norte en solitario, «sin necesidad de recurrir a capital extranjero». Otra cosa es que lo decidieran dar entrada al capital foráneo para acotar el riesgo pero «por un tema de necesidad financiera no tendríamos por qué hacerlo». 

Respecto a la evolución y perspectivas del grupo, Clemente se muestra muy confiado y positivo, tras asegurar que se 2019 ha sido bueno desde el punto de vista operativo, los próximos tres ejercicios serán tanto o mejores que este año que está a punto de concluir.

Al fin y al cabo, esta es una compañía que cuando abre el negocio el 1 de enero tiene una visibilidad muy grande respecto a la seguridad de cumplir presupuestos, al ser la mayoría de sus contratos de largo plazo. Y marcha con un decalaje de dos o tres ejercicios respecto a las bolsas, así que aún se tienen que ver en el grupo las alzas de las que ya ha disfrutado el mercado. 

Más información en Finanzas.com