Patrocinado por

Renault para sus fábricas españolas tres semanas por la falta de microchips

La automovilística gala sufre la escasez de semiconductores, que ya le obligó a bajar la persiana de sus plantas hace meses

Vista de la factoría de motores de Renault en Valladolid. EFE/NACHO GALLEGO

Aunque aspira a un segundo semestre más cercano a la normalidad, Renault vuelve a sufrir la falta de semiconductores en sus fábricas españolas. La automovilística francesa ya presentó en abril un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para más de 9.000 empleados entre las fábricas de Valladolid y Palencia. Ahora, arranca con un paro de hasta tres semanas de la producción en el país debido a la escasez de microchips que azota la industria de la cuatro ruedas.

Desde este lunes, ni la planta de Valladolid ni la de Palencia sacan coches a la carretera. El conglomerado liderado por Luca de Meo cerrará durante dos semanas y media la planta vallisoletana y durante otras tres semanas el centro palentino. La fábrica de motores solo estará con la persiana bajada durante esta semana.

Fuentes sindicales explican a Economía Digital que el cierre temporal se produce por el golpe de la pandemia. A pesar de estar programado solamente durante tres semanas, no es descartable que Renault deba recurrir a medidas similares en el futuro, aunque se espere que no sean de tan larga duración.

No obstante, los representantes de la plantilla son optimistas de cara a la vuelta de vacaciones. La automovilística estudia ampliar la producción del Renault Captur, que se ensambla en Valladolid, y incrementar medio turno la actividad, con más carga de trabajo en el centro. Ahora mismo, la línea trabaja a dos turnos y medios y saltaría a tres turnos, el máximo de su capacidad.

Queda por ver como avanza la escasez de semiconductores durante el verano. A comienzos de mayo, De Meo creía que lo prácticamente ya había pasado. “Tenemos muy poca visibilidad porque hay mucha volatilidad, pero creemos que la segunda mitad de 2021 será menos dolorosa porque estaremos mejor organizados”, explicó.

El ERTE de Renault sigue en marcha

Pero más allá del cierre de sus plantas, Renault tiene otras medidas en marcha para hacer frente a la escasez mundial de semiconductores. La empresa presentó el mes pasado un ERTE para 9.100 trabajadores que se prolongará hasta el 30 de septiembre.

Los empleados afectados percibirán el 85% de su salario bruto así como la totalidad de las pagas y podrán disfrutar de sus vacaciones sin ser penalizados.

Con una afectación máxima de 9.100 personas, la automovilística puede mandar a casa hasta 39 días a la plantilla de Palencia, 32 días a los que se emplean en la planta de Valladolid y sus oficinas y 31 días para los de la instalación de motores.

Seat también cierra

El fabricante español se verá obligado a cerrar su planta en Martorell (Barcelona) durante tres jornadas de producción debido a la falta de microchips que azota a la industria de la automoción. Con Sant Joan como festivo el próximo jueves 24 de junio, la firma bajará la persiana los días 25, 28 y 29 de junio.

Según explicó a sus trabajadores la filial de Volkswagen AG –el conglomerado que también engloba a VolkswagenAudiSkoda y Porsche–, el cierre se producirá aplicando “medidas de flexibilidad interna”. No obstante, la organización dejó una advertencia a la plantilla: “estamos haciendo todo lo posible para reestablecer la producción, pero no se pueden descartar ajustes adicionales”.

Ya la semana pasada, un portavoz de la empresa admitía que no se descartaban nuevos ajustes de producción, a pesar de mostrarse optimista de cara al futuro. El fabricante espera una mejora de los suministros durante el segundo semestre, en línea con las previsiones del resto de la industria.

Carles Huguet