Un iPad con estilo propio

stop

Jordi Valls con apenas 26 años ha convertido las tabletas de Apple en una tecnología customizada

Algunas de las fundas 1sleeve

18 de noviembre de 2011 (09:10 CET)

La inquietud junto a la necesidad de estar a la última son los motores que definen la trayectoria de Jordi Valls. La aparición del iPad supuso para este joven publicista una nueva área de negocio. Las tabletas de Apple motivaron a Valls hacia la creación de una empresa dedicada a la fabricación y distribución de fundas para el iPad alejadas de aquellos modelos sobrios que, a su vez, reflejasen la personalidad del usuario.

Un empresario catalán de 26 años muy convencido de la calidad de su producto, 1sleeve, y poco preocupado en los competidores que puedan surgir. Bajo el slogan, handmade in Barcelona designed by you, y con un solo click del ratón el cliente puede realizar un pedido desde la web o descargándose la aplicación móvil.

El proceso es sencillo. El comprador puede subir la imagen que previamente ha elegido para su funda, escoger entre fondos establecidos o añadir un diseño propio que, si finalmente lo selecciona el equipo de la firma, puede traducirse en beneficios con un porcentaje de las ventas del producto creado a partir de su boceto, acción conocida como crowdsourcing. “Todo el mundo puede colaborar y formar parte”, señala Valls.

De una empresa familiar a otra


El negocio de su familia ha supuesto para este emprendedor una trampolín en su carrera en solitario. Dedicada a la confección de ropa deportiva y con un cadena de producción propia ha permitido reducir los costes de fabricación del material de las fundas y la impresión.

“He liderado el proyecto con ayuda de mi entorno. He echado mano de muchos amigos y familiares para seguir adelante”, subraya el sabadellense. Un camino que ha contado, además, con la participación del programa Yuzz de la Fundación Banesto que fomenta el desarrollo de ideas originales y que influyó mucho en el lanzamiento de 1sleeve, en palabras de Valls.

Un producto personalizado a un precio asequible


Trabajar bajo demanda sin stock se traduce en un alto nivel de exclusividad. A partir de 35 euros, más gastos de envío, estas fundas ofrecen la posibilidad de sumar a la cesta de la compra, por cuatro euros más, una imagen en la parte trasera, y por dos, un determinado color para el ribete.

“La primera compra on line fue de un profesor de la universidad donde he estudiado que desconocía que yo estaba detrás de la idea”, explica Valls con su propia funda en las manos, un homenaje al fundador de Apple, Steve Jobs. Desde entonces, el número de ventas asciende a más de un centenar superando fronteras geográficas con compradores en el otro lado del charco.

“Mi plan de negocio prevé la venta de 150 fundas mensuales a partir de 2012”, junto al lanzamiento de la nueva web con una imagen renovada, más adaptada al perfil del cliente. Por ahora, “todavía no estamos generando beneficios sino recuperando gastos”, añade.

Ventajas y dificultades


A las ventajas de ser una empresa pequeña se unen los errores de la inexperiencia. “Con una compañía del tamaño de 1sleeve la capacidad de adaptación es alta por lo que no me preocupa que cambie el formato del iPad ya que contamos con una cadena de producción ágil”, destaca Valls

“La principal dificultad con la que me he encontrado ha sido la desacertada elección de los programadores que tardaron demasiado en crear la web”, reconoce al mismo tiempo que hace hincapié en la necesidad de “ser rápido con la creación”, sobre todo, en un entorno digital.

Sin embargo,“las dificultades son relativas si realmente te gusta lo que haces”, insiste. “Ser emprendedor se basa en dos criterios: Responsabilidad social de ser el primero en actuar cuando las cosas no van bien y ser feliz emprendiendo”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad