Antón Costas: "Hay que pactar quitas" en la eurozona

stop

CRISIS EUROPEA

04 de mayo de 2013 (13:47 CET)

Las previsiones de la Comisión Europea sobre la evolución de la economía española han dejado al Gobierno, de nuevo, en una situación muy complicada. Bruselas acepta que España pueda tener dos años más para cumplir con el déficit del 3%, hasta 2016. Pero apunta que este año el déficit será del 1,5%, por el 1,3% previsto por el Gobierno.

Todo ello abre el debate, que nunca se ha cerrado del todo, en todo caso, sobre la posibilidad de que se puedan acometer reestructuraciones de la deuda, o quitas, en toda la zona euro.

En España esa idea crea un gran rechazo, pero algunos economistas lo van apuntando. Antón Costas, catedrático de Economía Aplicada de la UB y vicepresidente del Cercle d’Economia, afirma que “hay que llegar a acuerdos de quitas” en la zona euro para aquellos países que presenten una “deuda desmedida o excesiva”.

"Si no crezco, no pago"

Costas, en una entrevista en el programa Converses de la Cadena Cope, ha asegurado este sábado que España “aún no tiene” esa deuda excesiva, pero no se opone a la posibilidad de las quitas, recordando lo que enseña la historia y a los trabajos académicos sobre cómo se puede salir de situaciones económicas similares.
 
“Hay que recordar aquello de si no crezco, no pago”, apunta Costas. Y afirma que el no pagar será perjudicial para el propio país, pero también para el acreedor, por lo que se debería llegar a acuerdos.
 
Apunta que se debería acometer el mismo proceso que el que experimentan las empresas cuando no pueden pagar a sus acreedores, a través del derecho concursal. Y esa práctica se debería extender a los países, cuando la deuda sea un lastre imposible de aguantar.

Quitas, inflación y crecimiento

Costas establece tres caminos para resolver el problema de la deuda, que atenaza a países como España:  Las quitas se podrían establecer a través de acuerdos con los acreedores para pagar una menor deuda a lo largo de un plazo determinado; con una pequeña inflación, porque la deuda será menor,  y a través del crecimiento, “cuando crezco puedo pagar”.

Esas tres posibilidades se deben poner en marcha al mismo tiempo, según Costas, que recuerda lo que ocurrió con Grecia. En un primer momento, se rechazó la posibilidad de la quita. Pero se acabó aceptando, porque el país no podía pagar la totalidad de la deuda. Y Costas asegura ahora que “se acabará aceptando una nueva quita adicional para Grecia del 30%”.

En el caso de España, el tercer camino, el crecimiento económico, se presenta muy débil. La Comisión Europea prevé un crecimiento en 2014 del 0,9%, algo más que el 0,5% que ha previsto el Gobierno español. Pero, en cualquier caso, se trata de un crecimiento que no podrá apenas incidir en el mercado laboral, con un paro del 27%.

La tesis de Reinhart y Rogoff

Otros autores, como Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, han propuesto también reestructuraciones de la deuda en Europa para resolver la crisis que paraliza la economía de la zona euro. Lo acaban de hacer en un artículo en el Financial Times.

Reinhart y Rogoff lo dejaron también muy claro en su repaso histórico en el libro Esta vez es distinto: ocho siglos de necedad financiera. Ahora han sido muy criticados, porque erraron en algunos datos sobre un estudio que apuntaba que los países con una deuda mayor del 90% del PIB se ven lastrados en su crecimiento, en comparación con países con menores deudas.
 
Según Costas, el error en la apreciación de algunos datos, no invalida la tesis central, aunque se mantienen las dudas académicas sobre qué es consecuencia de qué: la deuda por la falta de crecimiento, o el poco crecimiento por el exceso de la deuda,  

Costas, que critica con determinación a Alemania y a los países centrales de Europa, asegura, sin embargo, que se ha exagerado el error de Reinhart y Rogoff por parte de los que rechazan las políticas de la austeridad.

La idea de Niño Becerra

Un economista que mantiene la tesis de las reestructuraciones, como paso obligado para algunos países como España, que llegará en los dos próximos años al 100% de deuda sobre el PIB, es Santiago Niño Becerra. El catedrático de Estructura Económica del IQS de la URL, asegura en su último artículo que España ya está llegando “a la situación del limón (como ya lo están Grecia y Portugal)”.

Es decir, que ya ha sido exprimida hasta el límite. “Lo único real que tiene esta historia es que España va a tener que cumplir lo comprometido porque España tiene que pagar lo que debe, o al menos tiene que pagar la mayor cantidad posible de aquello que debe; como Grecia, como Portugal, como Latinoamérica en los 90. Y cuando eso se demuestre imposible, ya se pensará en quitas, perpetuaciones de deuda y cosas por el estilo. Todo lo demás son artificios dialécticos, numéricos, estadísticos”, asegura.

Se ha abierto, por tanto, una posibilidad que se ha practicado siempre a lo largo de la historia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad