Sucursal de Barclays en el Reino Unido. EFE-AR

Barclays espiaba a sus empleados con sensores de movimiento

stop

Barclays instaló sensores para detectar cuando sus empleados se encontraban sentados en sus puestos de trabajo

Barcelona, 20 de agosto de 2017 (17:44 CET)

Barclays instaló sensores de movimiento para detectar si sus empleados se encontraban trabajando en sus oficinas o si habían salido de su puesto de trabajo. Los gerentes de la entidad tuvieron que dar la cara ante los sindicatos cuando un grupo de empleados detectó unas pequeñas cajas negras debajo de sus mesas, que eran unos dispositivos de monitorización llamados Occup Eye.

Estos sensores detectan el calor y el movimiento de una persona, y permitían a los altos mandos conocer cuándo un empleado se encontraba en su puesto o se había retirado.

Según Bloomberg, estos dispositivos se fueron colocando en el banco por etapas, y su personal –así como el sindicato Unite- habrían sido informados de su instalación, aunque Barclays no lo comunicó por un memorando específico, dijo el portavoz Tom Hoskin, quien recordó que el departamento de recursos humanos no recibió ninguna queja por la puesta en marcha de este sistema.

Desconfianza de los sindicatos

“Nos han garantizado que los aparatos no vigilan a individuos ni a su trabajo”, dijo Dominic Hook, dirigente de Unite. Pero por las dudas, avisó que vigilarán que los dispositivos “nunca se utilicen para espiar a los empleados o medir su productividad”.

Barclays asegura que instaló sensores de movimiento en sus escritorios para reducir costes en las oficinas

Los sensores fueron fabricados por la empresa Cad-Capture, con sede en Blackburn (Reino Unido), y teóricamente se venden para que las empresas puedan administrar mejor y reducir los espacios de trabajo en las oficinas. Un panel de colores muestra a los gerentes qué puestos están desocupados y analiza cómo sacarle mejor provecho.

¿Reducir costes o espiar el trabajo?

"Los sensores no monitorean a las personas ni a la productividad, evalúan el uso del espacio de las oficinas", afirmó el banco, y agregó que con este sistema buscan reducir costes del consumo de energía o desarrollar estrategias para flexibilizar los ambientes de trabajo.

Bajar costes se ha convertido en una meta a cumplir a rajatabla para este banco de inversión. Su consejero delegado, Jes Staley, dijo que se deben reducir el uso de inmuebles del banco, y para ello, subastaron oficinas en el distrito de Canary Wharf, que les permitieron ahorrar 38 millones de euros anuales.

Pero Barclays no sería el único banco que recurre a esta tecnología. Bloomberg asegura que Lloyds Banking Group utiliza sensores de movimiento parecidos, y el diario Daily Telegraph tuvo que quitarlos el mismo día que los instaló por las quejas de sus trabajadores y los sindicatos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad