Cambra de Barcelona perderá el 65% de su presupuesto sin las aportaciones empresariales

stop

Las grandes compañías se opusieron al pago hace unas temporadas

01 de diciembre de 2010 (14:28 CET)

La Cambra de Comerç de Barcelona, la mayor de Catalunya, acusará una fuerte sacudida si finalmente el anuncio del presidente del Gobierno se aplica de forma integral. El presupuesto de la entidad se situó el año pasado en unos 39 millones de euros, mientras que las aportaciones del denominado Recurso Cameral Permanente (RCP) ascenderían en su conjunto hasta un 65% de los ingresos de la asociación cameral.

En el apartado empresarial, el RCP se recauda de forma que los autónomos aportaban a la correspondiente cámara de comercio un 0,15% de lo que pagan por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Por su parte, las empresas aportan un 0,75% del Impuesto de Sociedades.

Aparte del Recurso Cameral Permanente, las cámaras de comercio han ido diversificando sus fuentes de financiación, de forma que cada vez tiene más peso el apartado de asesoramiento y estudios que se realizan para las empresas.

Oposición de las grandes empresas


El pago del RCP, obligatorio hasta ahora, ha suscitado diversas campañas de oposición, especialmente lideradas por grandes empresas. Éstas consideran que las entidades camerales no les aportan valor añadido porqué pueden financiarse directamente los servicios que ofrecen las cámaras, con lo cual consideran que se doblan los costes. Otra cosa son las pequeñas y medianas empresas que sí que se podrían beneficiar de la infraestructura técnica de las cámaras.

Las cámaras y especialmente la de Barcelona, siempre se han mostrado muy beligerantes con las cifras del Estado, al que acusan de excesivo gasto corriente y de poca inversión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad