El Gobierno admite que el ICO contrata con una filial sin poderes para adjudicar

stop

El instituto público de crédito sostiene que el grupo adjudica “con total transparencia y libre concurrencia” los fondos para impulsar las pymes españolas. Sin embargo, su filial Axis asignó servicios de asesoría sin suficiente “publicidad”, según reconoce una resolución judicial

Roman Escolano, director general del ICO

11 de junio de 2014 (00:00 CET)

Axis Participaciones Empresariales es la filial del Instituto de Crédito Oficial (ICO) especializada en capital riesgo. Está participada al 100% por el grupo público, que la fundó hace 20 años.

Esta propiedad pública no impide que la firma contrate sin el control administrativo al que están sometidas otras compañías integradas en la órbita del Estado. Auditoras como PwC han acusado ya a la subsidiaria del ICO de falta de transparencia.

El propio Gobierno reconoce a través del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC), dependiente del Ministerio de Hacienda, que Axis no es una entidad que “ostente condición de poderes adjudicadores”.

Sin embargo, ha suscrito los contratos que tienen que ver con la gestión de los fondos públicos destinados a pymes y que se elevan hasta 1.200 millones de euros. La distribución de esos recursos ha dado lugar a furibundas críticas del sector de los fondos de inversión, que se quejan de una arbitraria decisión del Ministerio de Economía y del ICO.

Los argumentos jurídicos

Las resoluciones del TACRC han tumbado las reclamaciones de varias empresas que se han considerado discriminadas. Estas empresas alegaban que se adjudican contratos sin pasar antes por la Plataforma de Contratación del Estado. Se trata de la ventanilla única en la que se publicitan las ofertas de las instituciones públicas a proveedores.

Por ejemplo, en un contencioso con la poderosa auditora PwC, el dictamen para no admitir el recurso sostenían que las actuaciones debían devolverse a Axis “para que dé el trámite que considere adecuado”.

El órgano del ministerio se amparaba en un informe jurídico del propio ICO que no “considera competente [al TACRC] para la resolución” de este tipo de recursos al tratarse de una mercantil no sujeta a control público directo. La resolución dejaba la puerta abierta a recurrir directamente a la Audiencia Nacional.

Falta de publicación


La auditora internacional cree que Axis había contratado servicios de asesoría financiera con “falta de publicación”. El instituto, sin embargo, remarca que su filial cumple con todas las normas de publicidad y libre concurrencia y que está sometida a los mismos controles que la matriz.

El proceder de Axis para resolver licitaciones no es el único aspecto que genera malestar en el ámbito privado. El mes pasado, la adjudicación de recursos para pymes a fondos de capital riesgo sin experiencia en el ámbito causó resquemor entre las empresas técnicamente solventes, que aspiraban a administrar esos recursos.

Fondos millonarios


Los instrumentos históricos de Axis para ofrecer financiación alternativa a la bancaria son dos fondos: uno destinado a pymes y otro a proyectos de infraestructuras. Han impulsado, en sus inicios, a empresas como conservas Isabel.

El año pasado se constituyó una tercera herramienta, el Fondico Global, que aspira a inyectar hasta 5.000 millones en el tejido productivo. Este volumen lo gestionarán entidades privadas ya que estatutariamente el ICO no puede invertir directamente en proyectos de capital riesgo.

Su existencia responde al encargo del Gobierno para facilitar la expansión y creación de pequeñas empresas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad