El Gobierno permite a la banca aflorar 30.000 millones más de capital

stop

Las entidades españolas mejorarán sus posiciones ante el examen de Bruselas de 2014 gracias a los créditos fiscales

28 de noviembre de 2013 (20:42 CET)

El Gobierno aprobará este viernes, en el Consejo de Ministros, la reforma de los activos fiscales diferidos (DTA por sus siglas en inglés), que reforzará el capital de la banca por hasta 30.000 millones de euros. Así, las entidades financieras reforzarán sus balances ante el examen de Bruselas en 2014.

Los DTA son gastos con impacto en las cuentas de los bancos, pero sin deducir el pago de impuestos y que generan un derecho a futuro contra Hacienda.

Una banca más reforzada


Ascendían a 71.000 millones de euros a mediados de este año procedentes principalmente de las pérdidas que las entidades sufrieron en 2012 y de las provisiones que realizaron, según ha señalado el analista de XTB, Miguel Antonio Marcos.

Con la nueva reforma que aplicará el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy se liberará capital del balance de la banca española. "Mejora su posición de cara a los requerimientos de capital y facilita el acceso de las mismas a los mercados", subraya Marcos.

Con este reconocimiento, las entidades financieras estarán mejor posicionadas de cara al tres de estrés a los que se someterán el próximo ejercicio. Esto se debe, principalmente, a que se harán más solventes y aumentarán su liquidez. 

No es un regalo a los bancos


El pasado martes, el ministro de Economía, Luis de Guindos, negó que esta normativa suponga "ningún regalo" desde el punto de vista fiscal a la banca, puesto que estos activos ya forman parte de su capital.

El Fondo Monetario Internacional recordaba en su último informe que para cumplir con las normas de competencia de la Unión Europea, la reforma debería ser permanente y aplicarse tanto a instituciones financieras como no financieras.

Aseguraba que la conversión de los DTA "podría ser útil" para los bancos, que verían reforzada la calidad de su capital, pero advertía de que no debe ser considerada un "golpe de suerte" para las entidades, sino que debe ir acompañada de una serie de medidas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad