La ministra en funciones de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. Foto: EFE/MG

España superó la presión fiscal media de la OCDE en 2018

stop

Por primera vez desde la crisis, el peso de peso de los impuestos y las contribuciones a la Seguridad Social en España superan la media de la OCDE

Economía Digital

La ministra en funciones de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. Foto: EFE/MG

Barcelona, 05 de diciembre de 2019 (21:00 CET)

La recaudación por impuestos en España es una de las más bajas de la Unión Europea, pero sus aportaciones a la Seguridad Social en 2018 le han conseguido un hito a ojos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Por primera vez en 11 años, desde 2007, la presión fiscal española superó la media de los países de la organización.

Es decir, el peso en el PIB español de los impuestos y las cotizaciones a la Seguridad Social fue superior al de la media del conjunto que engloba la organización internacional de países desarrollados. La última vez que esto había pasado fue antes de la crisis, en 2007, cuando la presión fiscal de España era del 36,4% y la media de la OCDE era del 33,6%.

El año pasado, según ha avanzado la OCDE este jueves en su informe anual sobre ingresos públicos, la presión fiscal en España fue del 34,4% del PIB, una décima por encima de la media de la entidad, que fue del 34,3%. En 2016, la media de los países desarrollados superaba por ocho décimas la española.

La cota de España es mejor que la de Reino Unido (el 33,5%) e Irlanda (el 22,3%), pero peor que la de Portugal (el 35,4%), Alemania (el 38,2%), Italia (el 42,1%) y Francia (el 46,1%), informó Cinco Días

La Seguridad Social dispara la presión fiscal española

La OCDE estima que el mayor peso en los ingresos fiscales de España correspondió en 2018 a las contribuciones a la Seguridad Social, con un 34%. Por lo contrario, la media de la OCDE es del 26%, mientras que la media de impuestos es del 23,9%, por encima del 21,8% de España durante ese ejercicio.

Muchos de los impuestos españoles inciden en el PIB de menor forma que en los países de la organización. Por ejemplo, el impuesto de sociedades tiene un peso en España del 6,8% y en la OCDE del 9,3%, mientras que la aportación del IVA se situó en el 19,1% en España por debajo del 20,2% de la organización internacional.

Uno de los impuestos españoles que vence el peso medio de la OCDE es el de la propiedad, que en el país representó el 7,5% de los ingresos y en los países de la OCDE el 5,8%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad