Fitch desconfía de la compra de Cívica

stop

ADQUIRIDA POR LA CAIXA

Una de las oficinas de Cívica en Pamplona

02 de abril de 2012 (18:07 CET)

La agencia de calificación Fitch duda sobre la idoneidad de la operación de absorción de Banca Cívica por La Caixa.

Este lunes ha decidido mantener las notas a largo plazo de Caixabank y Cívica, en un notable bajo (A-) y un aprobado (BBB), respectivamente, aunque advierte que ha puesto a la primera en revisión negativa, tras los planes de fusión anunciados por Isidro Fainé la semana pasada.

La Caixa, principal accionista de Caixabank, (63,5%), merece una calificación de 'A-' para su deuda a largo plazo, mientras que su deuda a corto plazo se mantiene con una calificación negativa.

En un comunicado, Fitch asegura que resolverá sobre las perspectivas de Caixabank y Cívica "una vez se haya analizado con más profundidad la transacción y el perfil de riesgo del nuevo grupo".

Calidad crediticia

La opinión de la agencia tendrá en cuenta la calidad y las reservas de la cartera de créditos del grupo y sus previsiones de ganancias y pondrá todo ello en función de las débiles perspectivas económicas de España y de las dificultades de refinanciación y liquidez.

Las calificaciones negativas a largo plazo de Caixabank corresponden a los riesgos por la fusión con una entidad con un mayor perfil de riesgo como es Cívica y a cómo pueda afectar a su capitalización y rentabilidad.

La perspectiva de Caixabank a largo plazo ya era negativa antes de la fusión recién acordada, así como la de Banca Cívica. Fitch advierte que "el difícil entorno operativo en España y la alta exposición del banco al sector inmobiliario" convierte a su deuda en vulnerable.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad