stop

La fusión de Bankia y BMN exigirá una ampliación de capital de 825 millones, pero también acarreará costes de saneamiento y reestructuración

Barcelona, 27 de junio de 2017 (12:20 CET)

Antes de final de año, si no hay contratiempos, la fusión de Bankia y BMN será una realidad. Es de esos casos en los que fusión es un eufemismo: Bankia, mucho mayor, engullirá a BMN con un canje de acciones que valora a la entidad absorbida en 825 millones de euros. Para ejecutarlo, deberá hacer una ampliación de capital por dicha cantidad, pero la operación en su totalidad costará mucho más: 2.159 millones.

Las entidades, controladas ambas por el FROB con aproximadamente dos tercios de su accionariado, fueron rescatadas cuando vivían una situación muy crítica, pero su recuperación no ha avanzado al mismo ritmo. Mientras que Bankia se considera ya saneada y ha presentado beneficios en los últimos ejercicios, BMN todavía tiene deberes por hacer por lo que respecta a los efectos secundarios de la crisis del ladrillo.

Estos deberes tendrá que hacerlos ahora para entrar limpia en Bankia, y le costarán 1.000 millones de euros, según han comunicado los bancos a la CNMV. Lo hará tras una due diligence que se está elaborando con el objetivo de que, tras la fusión, el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri no vea rebajados sus estándares de calidad de los activos y de cobertura de riesgos.

Bankia ampliará capital para absorber BMN, entidad que deberá sanear y reestructurar

El saneamiento de BMN se estructurará de la forma siguiente: la mitad, 500 millones, se dedicarán a provisionar créditos dudosos, mientras que 200 millones irán a provisionar activos inmobiliarios adjudicados. De esta manera, la cobertura de dudosos pasará del 40% actual de BMN al 59% tras la fusión, y la de adjudicados del 28% al 40%. El banco destinará 300 millones más a otros ajustes en renta variable y otras contingencias, como cubrir el impacto fiscal.

A estos 1.000 millones, y los 825 de la ampliación de capital, hay que sumarle 334 millones más de costes de reestructuración. La absorción de BMN proporciona a Bankia un trampolín para elevar su presencia en regiones como Murcia, Baleares y Granada, y para el liderato en varias provincias. Pero en otras, las duplicidades son evidentes. Por ello, aunque no lo especifica, tendrá que recortar oficinas, servicios centrales y personal.

Lo que sí especifica es el coste de la reestructuración, 334 millones antes de impuestos, para lograr ahorrar 155 millones en tres años. El primer año podrá aplicar el 42% del recorte, 66 millones, mientras el segundo ya ahorrará 149 millones, hasta lograr los citados ahorros recurrentes por la aplicación de las sinergias entre ambas entidades.

Las cajas de BMN, reducidas a un 2,3% de Bankia

La Bankia que saldrá de la fusión tendrá el 66% de sus acciones en manos del FROB, mientras que el 31% se lo repartirán los actuales minoritarios de Bankia, que cotiza en bolsa, y el 2,3% restante los minoritarios de BMN, que son las fundaciones de las antiguas cajas fusionadas, Murcia, Granada, Baleares y Pinnae (Penedès), además de Caser.

La entidad fusionada tendrá 8,2 millones de clientes, un volumen de activos de 223.000 millones, de préstamos de 132.300 millones y de depósitos de 134.500 millones. Además, contará con 2.515 oficinas y 17.000 empleados. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad